Histórico tribunal por Assange

La Internacional Progresista realizó hoy el Tribunal de Belmarsh para investigar y evaluar los crímenes de guerra estadounidenses en el siglo XXI y defender el derecho de Julian Assange a revelarlos. El músico de Pynk Floyd Roger Waters fue el primer orador de un “elenco planetario” de activistas, artistas, pensadorxs y referentes políticos para apoyar a Julian Assange contra su extradición a Estados Unidos. «¿Es un crimen exponer crímenes de guerra? No lo es. Exponer crímenes de guerra es el deber absoluto de cualquier periodista que se precie», afirmó el cantante inglés.

Por su parte, el exministro de Economía de Grecia Yanis Varoufakis destacó la importancia de WikiLeaks y pidió revertir el proceso. «Debemos convertir a los fiscales de #Julian Assange en acusados ​​y permitir que los jurados más importantes emitan un juicio justo sobre ellos. Esto no es difícil de hacer. Gracias a Wikileaks la evidencia está al alcance de la mano”, afirmó el economista.

La primera tanda de expositorxs culminó con las palabras de la exembajadora argentina en Reino Unido Alicia Castro. «Estoy de acuerdo con el camarada Noam Chomsky en que estamos al borde del apocalipsis. Estamos siendo testigos de la abolición de la justicia. Cuando vemos a este hombre, que representa a la Verdad, en esta situación enjaulado como un animal, enfrentando la extradición a un país que no dañó, al que no pertenece: esta es la crisis de nuestra civilización», afirmó Castro. Y agregó: «sabemos las respuestas gracias a Julian Assange. El gobierno de Estados Unidos no busca justicia sino poder global. Esto no es justicia, es crueldad. Esto no es justicia, es revancha»

El evento se inspiró en el Tribunal Russell-Sartre de 1966, cuando representantes de 18 países se reunieron para responsabilizar a Estados Unidos por sus crímenes de guerra en Vietnam, ante la ausencia de una autoridad internacional que se atreviera a hacerlo.

El filósofo esloveno Slajov Zizek resaltó la importancia de este caso para la humanidad. «Muy pocos toman en serio la situación de Julian. Nuestro propio destino está en juego en su caso. No nos estamos apelando a nosotros mismos en el Tribunal, audiencia general estamos apelando a ustedes porque su mundo puede estar llegando a su fin. otro mundo es posible», afirmó.

A su turno, el referente del Partido Laborista inglés Jeremy Corbyn le pidió al primer ministro Boris Johnson que no acepte la extradición de Assange a Estados Unidos. «¿Qué sucede cuando invades Irak? Los niños mueren, las casas están destruidas, las escuelas y los hospitales están destruidos, las vidas de las personas están destruidas. Y luego, años después, aparecen como refugiados que intentan… llegar a un lugar seguro. ¿Hay alguna forma de evitar todo esto? Sí. El gobierno británico simplemente debería decir que no cree que sea legalmente justo o apropiado que Julian Assange sea deportado a un lugar donde sufriría la tortura del sistema de encarcelamiento de Estados Unidos», afirmó.

El parlamentario británico John McDonnell llamó a defender la libertad de expresión.
“Creo que la democracia es la forma óptima de gobierno. Pero existen ciertas reglas básicas para tal sistema. Uno de ellos es la libertad de prensa. Por eso, defender a un periodista que ha defendido que la libertad es fundamental. Necesitamos una movilización masiva de apoyo, no solo en el Reino Unido sino a nivel mundial. Me alegro de que este Tribunal se lleve a cabo para ayudar con eso”, indicó.

También estuvieron presentes los referentes latinoamericanos Lula Da Silva y Rafael Correa. El expresidente de Brasil arengó a todos lxs periodistas del mundo a luchar por Assange. «Debe ser defendido por todos nosotros que amamos la Democracia. Assange prestó un servicio invalorable a la humanidad, denunciando los genocidios y debería ser premiado, no castigado”, exclamó Lula.

A su turno, el exmandatario de Ecuador criticó al gobierno del actual presidente Lenin Moreno y lo acusó de violar la Constitución Nacional al quitarle el asilo a Assange en la Embajada. “Es la primera vez en la historia que un gobierno permite que una fuerza extranjera ingrese a su embajada. Moreno no solo violó el derecho internacional, sino también la Constitución ecuatoriana ”. «Decidimos otorgar asilo a Julian Assange porque no había garantía de un juicio justo si era extraditado a los Estados Unidos», indicó.