“A mi hijo le queda medio frasco de Cannabis y no podemos importarlo”

Hace más de un año que el Congreso sancionó la ley de 27.350, que autoriza el uso de cannabis medicinal con fines terapéuticos sin embargo padres y madres con niñxs de distintas patologías se encuentran en una situación desesperante por el cambio de sistema que impuso el Gobierno de Cambiemos.

Gerardo Mazzochi, papá de Mempo, un niño que padece epilepsia refractaria de difícil control, le contó a #LaGarcía las dificultades que tienen para poder importar el óleo que es fundamental en el tratamiento de la enfermedad. La familia empezó los trámites hace 25 días y aún no tienen respuesta, a Mempo le queda sólo medio frasco.
“El tiene convulsiones y muchas veces esas convulsiones no paran y tiene que terminar internado. En sus 14 años estuvo internado 40 veces, 3 en coma farmacológico. Desde hace 8 meses está tomando aceite de Cannabis importado desde Estados Unidos. Estuvo tres meses sin convulsiones cuando antes le agarraban una vez por semana. Ahora, producto de la burocracia el trámite que antes demora unas horas en la sede de la ANMAT se digitalizó y llevamos 20 días sin obtener respuestas del trámite”, explicó Gerardo.

En una carta difundida ayer, padres y pacientes que utilizan Cannabis medicinal responsabilizaron al Ministerio de Modernización por la grave situación. “Conseguir Cannabis autorizada para nuestros hijos en el país hoy día se está transformando en una tarea imposible, ya que el ministerio de Modernización junto con ANMAT ha hecho que toda tramitación sea en forma digital, lo que hizo lamentablemente que todo se retrase y complejice, al haber fallas de funcionamiento en la plataforma”, sostienen.

“Muchas familias hoy, ya en este momento están sin medicación para sus hijos, otras están rezando para que alguien nos escuche y nos ayude porque quedan pocos días de medicina. El RECANN que es el registro creado en el Ministerio de Salud que debería proveer el aceite, no sólo no contempla el resto de las patologías, sino que ni siquiera están proveyendo a los pacientes con Epilepsia Refractaria”, sostiene la nota.

Además hacen referencia a la persecución que sufren los
pacientes que cultivan y los cultivadores solidarios: “están siendo encarcelados, denunciados, robados, viviendo con mucho más miedo del que ya es natural en nosotros”.


Producción y realización: Martha Correa
Edición: equipo web
Publicación y administración en redes: Silvina Rouvier, Emanuel Herrera y equipo web