Acá hay gato encerrado

A través de un informe, el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda analizó en forma preliminar los aspectos difundidos en torno al acuerdo de Libre Comercio entre el Mercosur y la Unión Europea, y advirtió que podría profundizarse la asimetría productiva de ambos bloques. «Los acuerdos comerciales siempre traen ganadores y perdedores pero en el caso de la Argentina el perjuicio puede venir por una doble vía principalmente en su sector industrial», destacaron desde la UNDAV.

En tanto, en el documento se afirma que «reducir aranceles a los productos europeos no sólo puede impactar en la producción local para mercado interno, sino también desplazar a las ventas argentinas en el bloque suramericano. Por ejemplo las empresas brasileñas podrían reemplazar a los proveedores argentinos por los europeos».

En este sentido, se menciona que en el acuerdo «se ofrecen desgravar el 91% del universo arancelario total del Mercosur a productos europeos pero un 13% de manera inmediata» y que mientras «el Mercosur eliminaría el 90% de los aranceles en bienes industriales», los países de la UE lo harían «en apenas el 81,7% de los casos en bienes agrícolas». «Para el 17,7% restante ofrecerá cuotas o preferencias fijas y excluye de la desgravación a unos 100 productos sensibles», añadieron.

Desde la UNDAV detallaron que «los países del Mercosur eliminarían aranceles en sectores industriales sensibles como autos (hoy con un arancel del 35%), autopartes (14-18%), maquinaria (14-20%), productos químicos (18%), productos farmacéuticos (14%), indumentaria y calzado (35%) o tejidos de punto (26%). Pero también la UE espera obtener beneficios en la reducción de aranceles sobre productos agro-alimentarios como chocolates (20%), galletitas (16-18%), duraznos enlatados (55%), vinos (27%), whisky y licores (20 a 35%), aceite de oliva (31,5%) y bebidas no alcohólicas (20 a 35%) y de cuotas con arancel cero en el sector de los lácteos (actualmente con arancel del 28%), en especial para los quesos».

Desde el Observatorio recordaron que «la UE subsidia a sus productores agropecuarios y continuará haciéndolo, lo que implica que la competencia no será completamente ‘limpia'». «Las asimetrías de los bloques no aseguran que la balanza argentina mejore. En 2018 el déficit con Brasil alcanzó los USD 4.390 millones y con la UE los USD 2.050 millones. Además las exportaciones totales del Mercosur representan apenas el 5,4% de las de la UE, lo que muestra la diferencia de expertise entre ambos bloques», agregaron.

En otro tramo del informe, alertaron que hay «sectores que pueden resentirse en Argentina fuertemente» y enumeraron a la industria automotriz, los textiles y al ámbito farmacéutico «ya que envían un 77%, 78% y 48% respectivamente de sus exportaciones al Mercosur, por lo que la apertura podría hacer que los proveedores del Mercosur reemplacen a la Argentina por proveedores europeos de estos bienes en los que la UE es fuerte». «También otros sectores enfrentarán a la competencia europea en el caso de aceite de oliva, quesos, vinos, chocolates, whisky y bebidas espirituosas, duraznos enlatados y maquinaria», puntualiza el estudio.

El informe completo
Infografía – Acuerdo Mercosur – UE