Ahora van contra los abogados de Milagro Sala

A fin de octubre el juez Pablo Pullen Llermanos impuso una sanción de 40 mil pesos contra los abogados de Milagro Sala, Luis Paz y Paula Álvarez Carreras. Hoy, la Cámara de Casación multó con 8000 pesos a Paz, por considerar que la presentación de un recurso de casación interpuesto por el letrado constituía un abuso. También amenazó con triplicar la multa o establecer sanciones mas graves. En ambos casos, las presentaciones realizadas por los letrados fueron hechas en el marco del legitimo ejercicio del derecho a la defensa y cada una de ellas se hizo en el marco de lo que establece el Código Penal.

En el primer caso, Pullen Llermanos consideró que los defensores de la diputada del Parlasur lo recusaron en forma maliciosa. El juez fue recusado el pasado 9 de octubre por la defensa de Milagro Sala tras tomar conocimiento de la interposición de un habeas corpus por parte de Fabián Ávila, en el que denunció que el magistrado lo instigó a denunciar a la dirigente social a cambio de otorgarle la libertad. Para Pullen Llermanos hubo malicia porque los letrados utilizaron como argumento del planteo la declaración de una persona privada de la libertad que había estado prófuga. Sin embargo, fue este mismo juez el que sobreseyó en esa misma causa a Jorge Rafael Paes, que había estado prófugo un tiempo mayor al de Avila, procesado en dos instancias a partir del testimonio de 5 personas, 3 de ellos policías, y que fue sobreseído después de haber declarado contra la diputada del Parlasur.

Por otra parte, hoy Luis Paz fue notificado de otra sanción, esta vez impuesta por los jueces Luis Ernesto Kamada, Maria Alejandra Tolaba y Gaston Mercau por haber presentado un recurso de casación tras el rechazo de la recusación contra el juez Antonio Llermanos.

La sanción va en línea con lo que expresó dias atrás en una nota periodística el titular del Ministerio Publico de la Acusación, Sergio Lello Sanchez, que había advertido que los abogados de Milagro Sala podrían ser sancionados con la revocatoria de su matrícula. “La multa es infundada. La imparcialidad estaba cuestionada y eso es lo que tenían que resolver los jueces. En cambio, contaron renglones de un escrito, se detuvieron en la admisibilidad formal del recurso y eligieron una pena grave como es la multa, algo que va en línea con lo que vienen realizando desde el Poder Judicial ante las barbaridades que hacen día a día”, señalaron desde el Comité por la Libertad de Milagro Sala. “Esto además constituye parte del hostigamiento contra Milagro, a quien quieren dejar sin abogados. Vamos a denunciar en todos los ámbitos nacionales e internacionales este nuevo atropello contra el equipo jurídico de la dirigente social y contra el estado de derecho”, indicaron.

Antecedentes:

Los abogados ya habían presentado otra recusación contra el Pullen Llermanos a partir de declaraciones públicas en las que calificaba sin ninguna prueba a la Tupac Amaru como una organización mafiosa a la que “estaba combatiendo”, cuando su función es investigar y asegurar a los ciudadanos la posibilidad de ser juzgados por un juez imparcial y con todas las garantías constitucionales. La mujer de Alberto Cardozo, en el mismo sentido que Avila, también había denunciado que su marido había sido torturado y extorsionado para que denunciara a la dirigente social.

No es el primer ataque judicial al legítimo ejercicio al derecho a la defensa. En 2016, Paula Álvarez Carreras y Ariel Ruarte fueron sancionados económicamente por el juez Pablo Pullen Llermanos por haber presentado un hábeas corpus a favor de las personas privadas de su libertad en el Penal de Mujeres de Alto Comedero –donde también se encontraba alojada Milagro Sala- que, en pleno invierno, debían ducharse con agua helada. La Cámara de Apelaciones anuló la sanción. Tras las denuncias públicas, el Servicio Penitenciario ordenó el arreglo del calefón de la Unidad N 3, tras dos meses de sufrir las presas dichas condiciones de detención en pleno invierno.

Contra Luis Paz se presentó también una denuncia promovida por el juez Pablo Pullen Llermanos, en la que la hija del entonces procesado Jorge Rafael Paes, Yésica Páes, tras estar encerrada en el despacho del juez durante más de 8 horas, denunció al abogado de Milagro Sala por supuestas amenazas. En diciembre fue sobreseído de la causa.

Fabián Ávila está preso en la causa que se conoce como “Avila – Páes” en la que se investiga un hecho ocurrido el 27 de octubre de 2007 en el que dos bandas habrían intentado con arma de fuego matar a Alberto Cardozo en el Barrio San Francisco de Alava. En el enfrentamiento fue herida una menor de 11 años. Por los hechos fueron procesados en primera instancia y por la Cámara de Apelaciones por lesiones culposas y abuso de armas Fabián Ávila y Jorge Rafael Páes. Mientras Ávila fue detenido en la vía pública, el segundo permaneció prófugo hasta mediados de febrero de 2016, cuando fue capturado en Salta y trasladado a la provincia. En el expediente, cinco testigos, tres de ellos policías, declararon haber visto a Páes bajar del auto y disparar en contra de Cardozo junto con Ávila. Sin embargo, para el juez Pullen Llermanos, la sola declaración de Páes negando los hechos fue suficiente para otorgarle primero la prisión domiciliaria, a pesar de no cumplir con ninguno de los requisitos legales, y luego dictar su sobreseimiento.

En la declaración realizada el 22 de septiembre de este año, en el marco de la presentación del habeas corpus, Fabián Ávila señaló que cuando se encontraba en el Servicio Penitenciario apareció el doctor Pullen Llermanos y le dijo que colabore en la causa, que la bronca no era con él, que no lo querían preso a él sino a la señora Sala. “Le dijeron que colabore para irse en libertad, pero él respondió que por qué iba a decir algo que era mentira”. Y añadió que “lo fueron a ver dos veces al penal diciéndole que si sabía algo que colabore, que si tenía gente en la calle que ayudó, que con él no era el problema, que el problema era con la Sra. Sala. Y él volvió a repetir que no tenía contacto con la Sra. Sala”. Por otra parte, le había manifestado al juez que él “no tenía pacto de silencio con nadie”. Cuando lo detuvieron, expresó, hacía cinco años que no tenía contacto con Sala y al día de hacer la declaración ya eran siete años sin relación con la dirigente

Además de las recusaciones presentadas en la justicia local, Pullen Llermanos fue denunciado junto al juez Gastón Mercau por prevaricato ante la justicia federal por la creación de una prisión “sui generis” contra Milagro Sala.

2 Comentarios

  1. ESOS ABOGADOS NO SE AJUSTARON A DERECHO, SE DEBE SANCIONAR A TODOS LOS LETRADOS QUE ACTUEN DE ESA FORMA – PARECE ESTAR DE MODA ESA EXTRALIMITACIÓN POR PARTE DE LOS ABOGADOS DEFENSORES.

  2. Clima de época, la impunidad del partido judicial se va a acabar y tendrá que soportar el peso de la verdadera justicia sobre ellos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here