Alberto Fernández: “Hagamos de una vez y para siempre la Argentina que nos merecemos”

Alberto Fernández entregó viviendas en el marco del Plan Procrear y créditos para la construcción de la línea Casa Propia, en el partido bonaerense de Merlo. Allí, el mandatario marcó diferencias del Frente de Todos con el macrismo.

«Dejaron la Argentina sin rutas, sin puentes, sin agua. Llegamos al Gobierno y nos encontramos que en Salta había un problema de desnutrición por falta de agua. Y no dijimos nada y nos pusimos a trabajar en la obra pública y en la construcción de viviendas».

«Los que hace dos años nos endeudaron con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por US$ 57 mil millones, ahora me quieren explicar cómo debo negociar» con el organismo, relevó el mandatario al encabezar el acto en Merlo.

«Cuando asumimos tuvimos que resolver primero el problema con los acreedores privados porque nos habían dejado una deuda cercana a los US$ 70 mil millones y negociamos con firmeza y logramos que al cabo de diez años la Argentina se ahorre más de US$ 30 mil millones», dijo el presidente al criticar al gobierno de Mauricio Macri.

«Cuando llegamos al Gobierno estaba paralizado el 70% de la obra pública y había 70 mil millones de pesos de deuda impaga», señaló Fernández.

Durante el acto en Merlo se entregaron viviendas comprendidas en un complejo de 375 unidades, que se puso en marcha en 2014, durante el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, pero fue abandonado durante la administración de Cambiemos.

«¿Por qué alguien quiere privar a 11 mil familias de sus casas?», se preguntó el jefe de Estado y aludió así a las viviendas del programa Procrear que no fueron entregadas durante la administración macrista.

El mandatario analizó que esas obras no fueron finalizadas, quizá, para que los futuros dueños de las viviendas «no recordaran que había sido Cristina (Fernández) quien había hecho las casas».

Además, relevó que Cambiemos «inventó un sistema que es el de participación público privada» en el que se «gastaba tres veces el costo de lo que objetivamente» se hacía.

También diferenció la actitud del Gobierno y la ahora oposición respecto de la pandemia. «Algunos celebraban las muertes y otros hacíamos todo lo posible por impedirlas. En este año y medio tuvimos que resolver un montón de problemas porque habían dejado todo a medio hacer porque no les importaba», sostuvo el primer mandatario.

«Yo necesito que me ayuden todos, con mucha fuerza y con la certeza de que tenemos una salida, que podemos hacer un país justo, donde todos pueden tener condiciones de igualdad para crecer y desarrollarse sin excepción», enfatizó Fernández.

«Hagamos de una vez y para siempre la Argentina que nos merecemos; hay un futuro cercano y una vida que sabemos que existe».

Alberto Fernández llamó luego a ser parte de «la épica del día después» de la pandemia y a tener confianza en la «recuperación» de la Argentina y de «una vida» que permita los «abrazos» y el encuentro con amigos y familia.