Alberto opinaba sobre el Memorándum

El precandidato presidencial del Frente de Todxs, Alberto Fernández, concurrió este miércoles a los Tribunales de Comodoro Py donde declaró como testigo en el juzgado de Claudio Bonadío. Allí, reiteró sus críticas al Memorándum de Entendimiento firmado con la República Islámica del Irán y aclaró que «es una cuestión política no judiciable».

Luego de comparecer por casi una hora, el exjefe de Gabinete habló ante los medios presentes y sostuvo que «voy a venir todas las veces que me citen». «He dicho una y mil veces que el memorándum es una cuestión política no judiciable», insistió.

Durante su declaración, en la que no estuvo presente Bonadío pero si el fiscal Eduardo Taiano, agregó que «siempre mis críticas estuvieron en el terreno de lo político y nunca de lo jurídico».  Fernández había sido citado como testigo en la causa que investiga el supuesto encubrimiento al atentado a la AMIA en base a sus declaraciones periodísticas en torno al Memorándum, del que fue un ferviente crítico.

Cabe recordar que en mayo de este año, el abogado de la querella, Tomás Farini Durán, le pidió a Bonadío que cite al precandidato de Todxs y adjuntó una copia del reportaje que brindó al periodista Nelson Castro el 26 de febrero de 2015. En esa entrevista, sostiene el letrado, Alberto «expone que en términos penales Cristina Fernández de Kirchner podía ser calificada como instigadora, y que ‘ella hizo dictar una ley para que la encubra…esa ley, en términos penales, es casi una autoamnistía».

«Lo que yo le recomiendo al abogado de la querella es que vuelva a estudiar los principios elementales del derecho procesal. Porque un testigo es alguien que conoce a través de los sentidos, no alguien que opina. Porque si van a citar a todos los que opinaron sobre el pacto con Irán van a citar a millones de argentinos», retrucó Alberto en la puerta de los Tribunales.

Asimismo, explicó que «mi mayor cuestionamiento en esa entrevista fue haber cedido en el pacto la jurisdicción argentina en favor de una comisión internacional. A partir de allí interpreté que eso podía ayudar al encubrimiento de los autores. Incluso escribí esto al otro día en una columna en el diario Clarín. Además, Nisman me había dicho que tenía una serie de pruebas que nunca aparecieron. Y el cuestionamiento que hice en esa charla con Nelson Castro fue que el juez Rafecas haya rechazado in limine la denuncia de Nisman. Yo entendía que antes de desestimarla merecía una investigación».