Almagro no tiene perdón de Bolivia

La Organización de Estados Americanos (OEA) publicó ayer el informe final sobre las elecciones presidenciales en Bolivia del 20 de octubre e indicó que el presidente derrocado, Evo Morales, «habría conseguido la mayoría de los votos, pero no habría obtenido la diferencia del 10% necesario para evitar la segunda vuelta». La organización con sede en Estados Unidos y dirigida por Luis Almagro sostuvo también que existieron “graves irregularidades», «parcialidad de las autoridades» y «manipulación dolosa».

En un informe de 95 páginas, la Secretaría para el Fortalecimiento de la Democracia (SFD), junto al Departamento para la Cooperación y Observación Electoral (DECO), concluyeron que existieron “acciones dolosas que tuvieron la intención de afectar el transcurso del proceso electoral según lo planificado de manera oficial”. Sin embargo, 45 días después, el documento, carece de casos concretos del presunto fraude denunciado por la oposición de ese país.

Según el documento, la victoria en primera vuelta de Morales “fue estadísticamente improbable” y su proclamación se habría dado “por un aumento masivo e inexplicable de los votos del Movimiento al Socialismo en el 5% final del cómputo”. El texto indica que “el incremento se dio a partir de quiebres marcados en las líneas de tendencia de votación a nivel nacional y departamental. El tamaño de las rupturas es extremadamente inusual y coloca en duda la credibilidad del proceso”.

0.1 Informe Final - Analisis de Integridad Electoral Bolivia 2019 (OSG)

Hay que recordar el rol de Luis Almagro en el golpe de Estado, quién el 10 de noviembre pidió la anulación de las elecciones tras difundir los resultados preliminares del informe. Las declaraciones del funcionario uruguayo fueron un respaldo para los opositores y líderes cívicos que intentaban derrocar a Evo Morales. Ante estas menifestaciones, el presidente anunció nuevas elecciones y la conformación de un nuevo Tribunal Superior Electoral. Sin embargo, el comandante general de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman, y el de la Policía Nacional, Vladimir Calderón, le recomendaron al mandatario que renuncie. Días después del golpe, cuando Evo ya estaba asilado en México y en el país crecían las personas asesinadas por el gobierno de facto de Jeanine Añez, Almagro declaró que «en Bolivia hubo un golpe de Estado cuando Evo Morales cometió fraude». Sin embargo, en el informe presentado este miércoles, la palabra «fraude» no aparece ni una vez.

En varias oportunidades, Evo Morales acusó a Luis Almagro de precipitar el golpe de Estado. «Yo no podía entender que la OEA sea golpista, (ahora) me consta, lo he vivido, que la OEA es golpista», dijo desde México.

1 Comentario

  1. El talón de aquiles de esta nueva Dictadura 2.0 mundial, elegida o no elegida por el pueblo, son los delitos de lesa humanidad aunque desde el enfoque económico, como causa del movimiento opresor.

    Existe históricamente una opresión generalizada y sistemática sobre la población por parte del Estado y sus agentes en producir delitos de lesa humanidad ejecutados por decisiones políticas y económicas que trascienden lso gobiernos, y que pueden ser verificados en los efectos claros producidos en la población en sufrimiento, dolor y muerte, ocultos bajo el manto de las estadísticas y la legalidad operativa de un sistema político-económico mundial que los determina intríncicamente como daños colaterales aceptables para el orden y en donde los errores a lo mucho son englobadas en una mala praxis.

    Aquí emerge el dilema de la responsabilidad(Estado-agentes del Estado-agentes civiles), para tomar una decisión valiente de enfrentar esa realidad, a ese caballo de troya que permite la extorsión y opresión económica de agentes no estatales, de los cuáles usan políticas económicas de guerra como bloqueos, intervenciones y sus deudas. Este momento de revueltas en donde la atención estaá puesta sobre la profundidad puede ser un buen comienzo para generar el debate.

    Este es el factor principal que no se toca por un acuerdo tácito de no desestructurar el poder paraestatal que es el que realmente gobierna parasitando la esructura real de los Estados Nacionales.
    El NUNCA MAS debe afrontar una nueva expansión y esos cabos sueltos de la dictadura militar sería un buen comienzo para dejar constancia de un antecedente ejemplar para el mundo.

Comments are closed.