Alperovich debe dejar su banca y afrontar el proceso judicial

El senador nacional José Alperovich presentó ayer un pedido de licencia en su banca luego de la denuncia por violación realizada por su sobrina. El legislador tucumano del PJ y exgobernador negó las acusaciones y sostuvo que ha sido “víctima de denuncias promovidas” en su contra.

En una carta dirigida a la presidenta de la Cámara, Gabriela Michetti, Alperovich le pidió una licencia a su cargó y reiteró que “la imputación es absolutamente falsa”. “Lo demostraré, a la corta o a la larga, ante la Justicia”, escribió. “A fin de dedicar mi esfuerzo y mi tiempo a desbaratar la infamia, aclarar la verdad, y reparar mi honor, le pido expresamente que me confiera licencia en mi honorable cargo”, indicó.

Según fuentes legislativas, lxs senadorxs del Frente de Todos le reclamaron a Alperovich que tomara esa decisión para no comprometer al resto del futuro bloque. Ayer la senadora del PJ de La Pampa y presidenta de la Banca de la Mujer, Norma Durango, sostuvo que “todas las mujeres del senado” apoyaban la denuncia de la joven tucumana. “En lo personal, creo que Alperovich tiene que dar un paso al costado. Si no renuncia, al menos que se tome una licencia. Tiene que tomar una decisión y no poner al pleno en una situación tan difícil”, afirmó.

Un día después de conocerse la denuncia, el diputado del Movimiento Evita Leonardo Grosso pidió el apartamiento de Alperovich. “El movimiento feminista ya dijo hace mucho que no se calla más ante la violencia machista y patriarcal.

Por eso no vamos a hacer la vista gorda frente a una persona que expone y difama públicamente a una víctima de abuso. Callarnos ante la denuncia contra @JAlperovichOk es volvernos cómplices. Si se pone a disposición de la justicia, que lo haga sin una banca que lo ampare”, escribió en su Twitter.

La diputada Victoria Donda se expresó en el mismo sentido. “El Senador debe tomarse licencia hasta que la justicia determine su responsabilidad. #siempreconlaspibas”, escribió en las redes sociales.

La denuncia por violación fue realizada ante la justicia de Tucumán y también en la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM), en la Ciudad de Buenos Aires, por tratarse de hechos que ocurrieron en ambos distritos. La mujer aseguró fue “violentada sexual, física y psicológicamente desde diciembre del 2017 hasta mayo de 2019”. “Durante un año y medio sufrí violaciones a mi integridad física y sexual. El avasallamiento fue demoledor”, agregó.