Archivo. Clarín anunciaba la poda de jubilaciones en 2001

A continuación reproducimos una nota del Diario Clarín, publicada el 24 de julio de 2001, que «explicaba» las motivaciones y los efectos del ajuste del entonces gobierno de Fernando De La Rua.

Los jubilados y los empleados públicos que perciben un sueldo bruto de más de 500 pesos tendrán un recorte de los haberes de julio, que se cobran a partir de fin de mes. Ese recorte se aplicará sobre el sueldo o la jubilación (antes de los descuentos para la Seguridad Social) y será de tal manera que ningún afectado pase a ganar menos del piso de 500 pesos. Así, el descuento del 13% rige íntegro a partir de los sueldos de 575 pesos.

Si este recorte se mantiene hasta julio, y el Senado aprueba la suba de impuestos votada el sábado por Diputados, hasta fin de año, el Estado pagaría 1.100 millones de pesos menos a los estatales, jubilados y proveedores y podría recaudar 1.160 millones de pesos más por los mayores impuestos. Se trata de un ajuste que totaliza 2.260 millones en apenas seis meses.

Según el decreto 926 divulgado ayer a quienes ganan 600, 800, 1.200 o 2.000 pesos le descontarán el 13%. Pero quien gana 520 pesos, no le descontarán el 13% sino 20 pesos, equivalente al 3,85%. El 13% regirá plenamente a partir de los haberes superiores a los $ 574,70.

En cambio, las asignaciones familiares se reducen un 13% para todos trabajadores tanto del sector público como privado, aunque ganen menos de 500 pesos. El recorte del salario familiar también afecta a los que cobran el seguro de desempleo. Solo seguirán cobrando el salario familiar sin recorte los jubilados que tienen un haber inferior a los 500 pesos. Así quien cobra 480 y 40 pesos de salario familiar y suma 520 pesos no sufrirá ningún descuento.

Ese decreto no contempla lo votado el sábado por Diputados y que ahora debe tratar Senadores. De todas maneras, el Gobierno aclaró que el recorte de los sueldos y jubilaciones de julio no tendrá cambios.

En agosto, el Gobierno puede alterar tanto el porcentaje del recorte como el piso a partir del cual regirán esos descuentos, tanto si se mantiene el decreto como si se aprueba la ley votada en Diputados.

Además, como ambas normas establecen que los recortes deben ser uniformes, en el recibo de haberes todos tendrán el recorte del 13%. Pero a los que cobran menos de $ 500 se les dará una «compensación» igual al descuento efectuado.

Así es el ajuste de julio:

Jubilaciones y pensiones: los que ganan más de 500 pesos son 533.400 personas, el 16% del total. Quien cobra $ 1.000, ganará $ 870. Quien cobra 580, ganará $ 500. Y quien cobra 530, ganará $ 500.

Empleados públicos: el ajuste comprende al 92%. Sin embargo, quienes sentirán el impacto pleno de la rebaja del 13% serán 134.000 personas que ganan entre 501 y 1.140 pesos. Es que quienes cobran más de 1.140 pesos, el recorte salarial se compensará con la anulación de la rebaja del 12 al 15% dispuesta por José Luis Machinea el año pasado.

Personal contratado: también se les recorta del 13%. Pero se les dará un plazo para que acepten ese recorte o desistan del contrato.

Proveedores y contratistas: se les aplica una poda del 13%. Si el contrato ya fue ejecutado el recorte se hará como un descuento por pronto pago. Si el contrato se encuentra en ejecución existe la posibilidad de que el proveedor lo rescinda en caso de no estar de acuerdo con el recorte.

Docentes y no docentes universitarios: las Universidades recibirán de la Tesorería un 13% menos. No se sabe aún si los rectores trasladarán ese recorte a los sueldos. Se estima que la mitad de los 135.000 profesores y no docentes universitarios podrían quedar afectados por el recorte porque gana más de 500 pesos.

Seguro de desempleo: no tienen descuento, salvo en el salario familiar, según informó ayer la ANSeS.

Salario familiar: la poda del 13% alcanza a todas las asignaciones familiares que cobran los trabajadores públicos y privados y que suma 1,5 milllón de personas. Y los 65.000 los beneficiarios del seguro de desempleo que tienen hijos menores. Solo siguen cobrando el 100% del salario familiar los jubilados con haberes inferiores a los 500 pesos. Este recorte se debe a que las asignaciones familiares son abonadas por el Estado, a través de la ANSeS.

Poder Legislativo y Judicial: están excluidos del recorte de este mes. Si el Senado aprueba el proyecto votado por Diputados, quedarán incluidos en el recorte.

Este recorte del 13% para los sueldos y las jubilaciones de julio superiores a los 500 pesos no se modificaría aunque el Senado convierta en ley el proyecto aprobado el sábado por la Cámara de Diputados.

Ese proyecto de ley sube varios impuestos —a las naftas y Ganancias—, aumenta los aportes patronales de las empresas de servicios y comercio y extiende al Poder Legislativo y Judicial el recorte de salarios.

Con esos mayores recursos y menores gastos, el proyecto señala que el Gobierno debe «garantizar» que el ajuste se aplique a las jubilaciones y sueldos mayores a 1.000 pesos.

Sin embargo, el proyecto también señala que el Estado debe tener déficit cero. Entonces, los funcionarios dicen que dependerá de cómo evolucione la recaudación fiscal que puedan subir el piso a partir del cual se hacen los recortes.

Por ejemplo, ayer el secretario Legal y Administrativo del Ministerio de Economía, Alfredo Castañón, ratificó que el recorte para los haberes de más de 500 pesos e insistió en que el piso se subirá hasta alcanzar los 1.000 pesos en la medida en que ingresen recursos fiscales adicionales.

FUENTE: www.clarin.com