Bullrich y Piñera, un solo corazón

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, defendió el toque de queda y la represión en Chile que ya se cobró la vida de 15 personas. “En una rebelión así es inevitable que haya muertos”, afirmó la funcionaria. Y agregó: «Hay que ver si esos 11 son represión o no. Hay 800 focos de incendio, la población en medio del fuego, cómo en esa situación no va a tener un resultado tan brutal como se está teniendo”.

Bullrich calificó la continuidad de las protestas contra el aumento de subte como «insurreción cuasi terrorista».

Además, lo comparó con las marchas de los partidos de izquierda en Argentina. «Salen a la calle, rompen todo y después dicen que hubo infiltrados», afirmó en referencia a los hechos de ayer frente al Consulado de Chile en Argentina donde fueron agredidos camarógrafos y periodistas. “Siempre son unos santitos que están tranquilos y les aparecen unos infiltrados, ¡déjense de joder! Somos grandes para que en Argentina creamos eso a esta altura del partido”, sentenció en una entrevista con Radio Metro.

La ministra fue consultada sobre lxs siete detenidxs ayer en el Consulado entre lxs que se encuentra la periodista del Centro de Estudios Legales y Sociales Myriam Selhi. “¿Y qué hacía ahí una abogada del CELS en medio de la violencia, a ver…”, dijo.

La funcionaria de Cambiemos respaldó la postura del presidente chileno, Sebastián Piñeira, quién afirmó que el país está “en guerra”. “¿Y cómo va a estar? Si le están incendiando el país”, lo defendió Bullrich.