Carta, desde la cárcel, de Milagro Sala a Gerardo Morales

«NO TE ANIMAS A DISCUTIR CONMIGO”, LE DIJO SALA EN UNA CARTA AL GOBERNADOR DESDE EL PENAL.

MORALES AMENAZA A MILAGRO SALA CON TRASLADARLA A UNA CÁRCEL FEDERAL POR HABLAR CON LOS MEDIOS Y EJERCER SU DEFENSA.

El gobernador Gerardo Morales, a través de su ministro de Seguridad, Ekel Meyer, amenazó a Milagro Sala con trasladarla a una cárcel federal por hablar con los medios de comunicación y por ejercer su legítimo derecho de defensa al negarse a ser notificada en causas inventadas por el Poder Judicial que responde en forma directa al Poder Ejecutivo. Los abogados de Sala señalaron que el único fin es amedrentar a la dirigente y que no hay ningún elemento legal ni justificación normativa que permita sostener esa amenaza. Por su parte, la dirigente social, escribió una nueva carta desde el penal de Alto Comedero donde se encuentra privada ilegalmente de su libertad desde el 16 de enero y en la que le advierte a Morales que “no se puede gobernar con miedo”.

Días atrás, el ministro de Seguridad Ekel Meyer, en declaraciones periodísticas, le envió un mensaje a Milagro Sala y a su familia: “La justicia estaría evaluando trasladar a la referente la organización social Tupac Amaru a una cárcel federal debido a que constantemente se resiste a asistir al juzgado para cumplir con trámites judiciales”, señaló. Y dijo respecto a entrevistas telefónicas que la diputada del Parlasur brindó al periodista local José Luis Politi y a Reynaldo Sietecase a nivel nacional: “Está prohibido que tengan celulares y está prohibido que den entrevistas sin autorización”.

Desde la defensa de la diputada aseguraron que “Milagro Sala está privada de su libertad ambulatoria, pero en ningún modo se la puede privar de su derecho a la libertad de expresión”. Por otra parte, los llamados se realizaron desde el teléfono público habilitado en el penal para las comunicaciones de las internas. La privación de la libertad como medida cautelar o como pena, más allá de su ilegalidad como en este caso, no puede limitar la libertad de expresión de una persona detenida. La intención de que no pueda hablar con los medios constituye un caso de manifiesta censura a exponer y manifestar sus ideas, derecho reconocido internacionalmente por múltiples instrumentos y pactos. En cuanto a la referencia que hiciera Meyer a una supuesta prohibición de aquellas comunicaciones, la que a la fecha la defensa no ha tomado conocimiento, sería una norma claramente inconstitucional, por resultar una limitación absolutamente arbitraria al derecho a la información y a la expresión”, explicaron.

Por otra parte, y en referencia a la amenaza de cambiar el lugar de detención de la dirigente, los abogados indicaron que “no existe ninguna razón para un traslado cuando Milagro está detenida por delitos que son de competencia provinciales. No hay una sola razón que pudiera habilitar la detención en una cárcel federal. El único motivo, y así lo están utilizando, es a modo de amedrentamiento y para mantenerla alejada de su familia, de sus abogados y como modo de disciplinamiento. Ninguna de las leyes que reglamentan la privación de la libertad de un detenido provincial habilita el traslado a una cárcel federal; evidenciando que lo que eventualmente debiera ser una resolución del poder judicial está en manos del Gobernador Morales, y de sus ministros, quienes en definitiva tienen detenida a Milagro Sala”.

Por último, señalaron desde la defensa, “el Poder Judicial está manejando un doble estándar: unas reglas para Milagro Sala y otras para quienes la denuncian”, indicaron en referencia a la situación de Jorge Paes, acusado por tentativa de homicidio y que luego de declarar en contra de la dirigente social indicó que “tenía miedo de su integridad por estar alojado en el Penal dependiente de la provincia”. El juez Pullen Llermanos, en lugar de pedir su traslado a una cárcel federal, le otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria, a pesar de no cumplir con ninguno de los requisitos legales para su procedencia.

LA CARTA DE MILAGRO SALA A MORALES: “GERARDO, NO SE PUEDE GOBERNAR CON MIEDO”

Con humildad Gerardo, te pregunto: ¿a qué le tenes tanto miedo? ¿Por qué tanta obsesión contra mi? ¿No te alcanza con tenerme detenida desde hace casi 7 meses que ahora también queres ponerme un bozal? ¿No te alcanza con tener todo el aparato del Estado puesto al servicio de perseguirme a mí y a mis compañeros?

No cumpliste con ninguna de tus falsas promesas de campaña. Con suerte, a los cooperativistas que por miedo o desesperación aceptaron agachar la cabeza y rendirse a tus pies, no les diste más que migajas. Prometiste sueldos de 8500 pesos y no les diste más de 2500.

Hablaste de transparencia. Contanos a todos los jujeños qué hiciste con los 1500 millones de pesos que ya te entregó el gobierno nacional. Puedo apostarte a que cuando termines tu mandato no vas a haber construido en la provincia, con todos los recursos, ni la mitad de lo que hicimos nosotros.

Está aumentando diariamente la desocupación y no sólo de los cooperativistas a los que dejaste en la calle para hacer tus negocios con las empresas privadas. Estás dejando sin trabajo a 800 trabajadores del Ingenio La Esperanza –en donde tuviste responsabilidad de la quiebra junto con tu socio Eduardo Fellner- para beneficiar a tu amigo Blaquier. A fin de año cierra Mina Pirquitas. Cientos de empleados públicos hoy son nuevos desocupados.

De un día para el otro, el boleto de transporte pasó de 5,50 a 8 pesos; a diferencia de otros gobernadores que apoyaron a la gente, vos avalaste los tarifazos en la provincia; se firmaron nuevos contratos con la empresa de recolección de basura que sólo benefician a los radicales y a tus socios históricos. Para el pueblo, para los más humildes: nada.

Por estas cosas me tenes tanto miedo. Tenes miedo de darme la libertad porque soy tu única opositora. No te animas a discutir política conmigo y utilizaste a la justicia que vos armaste para que ejecuten tus caprichos. No podes soportar que mantenga, a pesar de todo lo que me estás haciendo, mis convicciones.

Pero no se olviden, Gerardo, que el poder no es eterno y que ya va a llegar la hora en que tengan que rendir cuentas a la gente, que es la que verdaderamente importa.

Por eso, con cariño Gerardo, de corazón, un consejo: empezá a gobernar para todos los jujeños.

2 Comentarios

  1. Sin duda alguna, el miedo persigue a este gobernador pero me preocupa que tambien los jujeños estan con miedo y eso morales lo sabe y mantiene semi conforme a la gente dando migajas a los desocupados y anunciando con bombos y platillos grandes proyectos que la gilada jujeña se traga. Con seguridad el unico modo que suelte a Milagro es con una (imposible por ahora), intervencion de la provincia.

Comments are closed.