Chuta compadre; quieren para Correa lo mismo que para Lula

Luego de que la fiscal general de Ecuador, Diana Salazar, pidiera la prisión preventiva contra Rafael Correa por el supuesto cobro de sobornos, el expresidente ecuatoriano salió a desmentir la acusación a través de Twitter. «Tenía un recurrente sobregiro, y pedí prestado USD 6000 del fondo solidario que teníamos en la Presidencia (nuestros mismos aportes) y lo pagué hasta el último centavo (tengo los cheques de USD 500 mensuales)», aclaró.

Este miércoles, la fiscal expuso como prueba un cheque por U$S 6000 que habría sido depositado en la cuenta del exmandatario como parte de una serie de aportes ilegales que realizaron contratistas del Estado a la campaña de Alianza País, el partido que llevó a la Presidencia de Ecuador a Correa. «¡Chuta! De los ’15 millones de dólares en sobornos’ me han dado…¡$6.000 dólares!!! ¿No les da vergüenza ser tan ridículos?”, refutó el dirigente a través de sus redes.

Más tarde, Correa mostró los documentos que prueban la falsedad de la imputación en su contra. «El 16/mayo/2014, para cubrir sobregiro, de NUESTRO fondo voluntario (ver recibo de MIS aportes) recibí préstamo de $6.000, terminado de pagar en agosto/2015. Tengo todos los cheques y recibos. Esta es la prueba madre de “15 millones en sobornos” y “Odebrecht puso presidente», posteó.

Fausto Jarrín Terán, abogado de Correa, ratificó que el dinero depositado en la cuenta bancaria del expresidente es de origen lícito y pidió, en todo caso, «determinar en el proceso de dónde salieron esos fondos». «No sé a ustedes, pero a mí sí me han prestado plata mis amigos y eso no significa que sea producto de ninguna actividad ilegal. Y la Fiscalía mal intencionadamente frente a la jueza ha dejado sentado como si se supiera o se tuviera evidencia para demostrar que venía de esos ‘fondos’, que recibían producto de la actividad ilegal. Eso la Fiscalía v a tener que demostrar y probar», sostuvo en declaraciones consignadas por el diario ecuatoriano El Comercio.

Además de Correa, la fiscal General Salazar incluyó en el pedido de prisión preventiva al exvicepresidente Jorge Glas (que ya está detenido por el caso Odebretch), al exsecretario nacional del Agua Walter Solís, al exministro de Gobierno Vinicio Alvarado y al exfuncionario Yamil Massuh.