Contame tu condena, decime tu fracaso

“No nos dieron nada, ni para el colectivo nos dieron. Voy contando las monedas para buscar trabajo”, relató Walter Cejas de 52 años. Después de trabajar 35 años en la distribuidora de insumos de computación Etertin fue despedido sin indemnización.

Un caso similar es el de Sonia Sánchez de 57 años, que se quedó en la calle después de trabajar 10 años en la empresa. Ambxs padecen la desoladora situación de quedarse sin trabajo después de los 50 años sin indemnización.

En marzo de este año, 25 de los 35 empleadxs de la PyME ubicada en Dorrego al 600 fueron despedidos y hoy denuncian que fueron estafados. “Con 25 compañeros más quedamos todos en la calle. Lamentablemente el dueño, Diego Verdejo, no nos quiere pagar la indemnización y ha hecho un vaciamiento de la empresa de forma sistemática, se ha llevado la plata a otras empresas”, indicó Sonia a #LaGarcía.

“Un subsidio para un desempleado es de 4500 pesos y con eso no se puede solventar una canasta familiar. Con una indemnización uno tiene algo hasta poder conseguir otro trabajo. En mi caso, tengo 57 años, es difícil reinsertarme en el mercado laboral. Me ayudan mi hijo y mis hermanas, tengo que vivir de la solidaridad de la gente”, relató la mujer.

Walter Cejas entró a trabajar a los 17 años en la empresa, cuenta que hoy a los 52 se quedó sin trabajo, sin indemnización y sin obra social. “Con mucha bronca, me siento defraudado, manipulado. Estoy buscando trabajo a full, todo los días es buscar trabajo, caminar. Salgo a recorrer, voy contando las monedas. Yo de Internet no conozco mucho, hago lo que puedo, lo que me explican, y busco de esa manera también”, describió en diálogo con #LaGarcía.

Además contó que está sin obra social: “Tomo medicación para la tiroides, es cara, sale como 700 pesos y estoy sin obra social. Es muy jodido”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here