Cristina Fernández habló (y esclareció) sobre la causa Memorándum

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner aseguró que la causa en la que se investiga la firma del memorándum de entendimiento entre Argentina e Irán en el marco del expediente por el atentado a la AMIA es un «disparate judicial, institucional y político».

La expresidenta expuso durante poco más de una hora ante el Tribunal Oral Federal (TOF) 8, en el marco de la audiencia en la que comenzaron a tratarse los pedidos de nulidad formulados contra la causa reabierta en el 2016 por la Cámara Federal de Casación Penal y que tiene su origen en la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman.

«Estamos acusados de ser encubridores del más terrible atentado terrorista que sufrió nuestro país. Es un disparate judicial, institucional y político esta acusación».

Tras hacer un repaso del trámite del expediente, Fernández de Kirchner se detuvo en el hecho de que la denuncia de Nisman había sido desestimada por inexistencia de delito por el juez federal Daniel Rafecas y que la causa fue reabierta a partir de un fallo que firmaron el 29 de diciembre de 2016 los jueces de la Cámara Federal de Casación Penal Gustavo Hornos y Mariano Bornsky, a quienes vinculó con Macri.

En ese punto, la exmandataria se refirió a los hallazgos ocurridos en el último tiempo relacionados con las visitas que ambos jueces de Casación le hicieron a Macri cuando era presidente, tanto en la Quinta de Olivos como en la Casa Rosada.

«Esto es como el rey desnudo. Acá hubo alguien que encontró en un informe de ingreso de (los jueces) Hornos y Borinsky, siempre en coincidencia con las causas, tanto a la Casa de Gobierno como en Olivos. También se descubrió que Borinsky fue a la Quinta de Olivos en 15 oportunidades. Iba un poco más seguido que Hornos a la Casa Rosada. Estas visitas habían sido negadas y los informes adulterados», sostuvo.

«Un juez que jugaba al tenis con Mauricio Macri no puede ser imparcial ante una causa que me involucra. ¿En serio que quieren hacernos creer que estas causas son legítimas? Nunca vi algo así de ilegal, los mismos jueces involucrados. Es un escándalo monumental y los medios concentrados no dicen nada», afirmó la vicepresidenta.

La vicepresidenta contó cómo la Oficina Anticorrupción (OA) y la Unidad de Información Financiera (UIF) se convirtieron en organismos «para perseguir en forma anómala e impropia» a funcionarios del gobierno del Frente para la Victoria. Hasta «se descubrió que había células en la AFIP para perseguir a mi familia», añadió

«Se naturalizó que en la Argentina existía una mesa judicial, de donde salían las órdenes (del gobierno) al Poder Judicial. Desde allí se decía a quién había que armarle una causa y a quién intimidar», manifestó Cristina Fernández.

«¿En serio quieren hacernos creer que todas estas causas judiciales son legítimas y son legales? No, nunca he visto una ilegalidad de este tamaño. Los jueces mintiendo acerca de sus propios actos vinculados con las causas en que son jueces. Es un escándalo monumental, nunca visto. Es tolerado, ocultado por los grandes medios hegemónicos», añadió.

La investigación del fiscal Nisman

Al referirse específicamente a la denuncia que llevó adelante el fiscal Alberto Nisman, recordó que tanto ella como el entonces canciller Héctor Timerman fueron acusados de haber firmado el Memorándum de Entendimiento «para encubrir a los autores del atentado y levantar las alertas rojas» de Interpol. 

«Este acuerdo tenía un único objetivo: lograr que los acusados de haber sido los autores ideológicos del atentado contra la AMIA pudieran ser indagados por el juez» y recordó que ese acuerdo «fue aprobado por ambas cámaras del Congreso y jamás entró en vigencia porque La República Islámica de Irán jamás aprobó el memorándum».  

«Esta denuncia de Nisman cayó en el juzgado del doctor (Daniel) Rafecas que en 2015 sacó un fallo ajustado a derecho», completó. Luego, la vicepresidenta detalló que esa resolución «desestimó la causa por inexistencia de delito».

“Aliados vergonzosos»: el afiche de los fondos buitres que mostró Cristina Kirchner

«Esto era lo que se publicaba en los principales diarios europeos», dijo Cristina Fernández de Kirchner en un pasaje de su alocución de este viernes ante la Justicia, con un afiche en la mano. 

Se refería a la campaña de desprestigio montada por los fondos buitre y que giraba en torno al Memorándum de Entendimiento con Irán.

El afiche en cuestión muestra a la expresidenta y al presidente iraní entre 2005 y 2013, Mahmoud Ahmadinejad, con cuyo gobierno llevó adelante las negociaciones para la infructuosa indagatoria en Teherán a los sospechosos de haber volado la sede de la AMIA el 18 de julio de 1994. 

«Argentina e Irán: aliados vergonzosos», dice el afiche, que también cita a The Economist con la frase «¿Un pacto con el diablo?» en relación a la firma del Memorándum.

Fondos Buitres

«¿Qué pasó después de pagar a los fondos buitre? Cuando Néstor (Kirchner) recibió el Gobierno, en el año 2004 debíamos el 116,6 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI) interno, la Argentina debía un producto y un cuarto más de lo que producía. En 2015, cuando termina nuestro gobierno, (la deuda representaba) el 37,4 por ciento solamente del PBI. Teníamos deuda en moneda dura de solo un 13 por ciento. Miren lo que pasó en apenas cuatro años: del 37,4 por ciento, a fines de 2019 pasamos al 72,6 por ciento, casi la duplicaron».

«Miren cómo estaríamos los argentinos si hubiéramos tenido dirigentes que se aguantaran lo que hay que aguantar. ¿Pero por qué no lo hicieron? No vinieron fondos para invertir en producción,  generar trabajo, bienestar, alegría y felicidad a los argentinos. Vinieron a la timba financiera »

«Me banqué lo que me banqué y no me doblaron el brazo. Era condenar a la Argentina a un endeudamiento monumental. Queríamos desendeudar al país, era la única forma de crecer», enfatizó en otra parte de su discurso.

Y concluyó: «El Memorándum, lo de Vialidad, lo de dólar futuro, está armado para denostarnos a nosotros y para que el pueblo argentino se entregue débilmente a lo que siempre hicieron desde afuera, dominarnos a través de la deuda. Esto pasó en la República Argentina».

Testimonio de Cristina Fernández:

«Esta acusación es un disparate judicial, institucional y político».

 «Estamos acusados de ser encubridores del más terrible atentado terrorista que sufrió nuestro país hace 27 años».

 «El atentado a la AMIA ocurrió hace 27 años, sería bueno preguntarnos dónde estaba cada uno nosotros, los acusados de encubridores».

 «Cuando fue el atentado yo era legisladora provincial, no teníamos ningún contacto entre los demás acusados de encubrimiento».

«La primera vez que tomé contacto con el caso AMIA fue en 1996, cuando se me designó en una comisión bicameral de seguimiento a la investigación de los atentados de la Embajada de Israel y de AMIA».

«Estar como encubridora en la causa es un disparate: la causa se había convertido en un tablero de ajedrez de la política nacional e internacional».

«Todos seguimos queriendo saber la verdad sobre el atentado a la AMIA».

«Uno de los problemas de la impunidad de la causa es el manejo político que se hizo».

«Desde los primeros días de la presidencia de Mauricio Macri se produjeron hechos para usar al Poder Judicial como instrumento de persecución».

«La presunción de inocencia vuela en mil pedazos a partir de la instalación de la doctrina Iruzun».

«La OA y la UIF se convirtieron en querellantes de todas las causas que había un acusado K para actuar, no para averiguar la verdad sino para perseguir en forma anómala».

«La doctrina Irurzun era la doctrina del poder residual. Todo aquel que fue funcionario, del anterior gobierno, por supuesto, tiene un poder residual y hay que investigarlo, pero preso».

«En esta causa se intentó poner un tribunal oral a dedo».

“Existía una mesa judicial que decidía a quién había que meter preso, a quién armarle una causa, a quién intimidar».

 «El juez jugaba al tenis y después se iba a comer con Macri. ¿Alguien piensa que ese juez puede ser imparcial en una causa que me involucra?».

 «Los fondos buitre me quisieron doblar la mano durante años para que les pagara cualquier cosa y me negué».

«Memorándum, Vialidad y Dólar futuro; todo está armado para que el pueblo argentino pueda entregarse débilmente a lo que siempre hicieron desde afuera, dominarnos a través de la deuda». 

«Todavía me cuesta creer que a 27 años de la tragedia de la AMIA estemos todavía discutiendo el montaje de una mentira para poder ganar elecciones».