Crónicas desde el sótano (de la Patria). Nisman: dos años de una farsa

Crónicas desde el sótano (de la Patria). Nisman: dos años de una farsa
por Jorge Elbaum

Conocí a Nisman. Me reunía en bares y en su despacho para charlar con él, con la presencia de los familiares de las víctimas del atentado a la AMIA. Siempre me pareció un farsante. Un personaje grandilocuente y “versero” cuyas hipótesis nunca tenían alguna corroboración en el tiempo. Sus ademanes eran aparatosos y sus apreciaciones nunca estaban acompañadas de precisiones. Toda conversación con Nisman suponía un intercambio de generalidades e inexactitudes.

En esos encuentros el fiscal intentaba impactar a los familiares con hipótesis mediante novedades grandilocuentes que pasados los 18 de julio de cada año, se esfumaban sin dejar rastro. Cada año, un mes antes del acto que anualmente se realizaban en la calle Pasteur, el fiscal citaba a los diferentes agrupamientos ligados a las víctimas y formulaba supuestos hallazgos que nunca lograban constituirse en pruebas. Sus intercambios con los organismos de seguridad lo habían transfigurado en un vocero de operaciones de pseudo-inteligencia y trascendidos imposibles de ser acompañados por indicios procesales.

Luego de participar en varias de esas reuniones, abandonábamos el monólogo de Natalio Alberto Nisman con un dejo de asombro e irritación. El fiscal nos mentía en la cara y responda a los cuestionamientos de los presentes con cataratas de terminologías jurídicas dispuestas a confundir a sus interlocutores. Yo me quedaba charlando con Sergio Burstein y Daniel Comarovsky –integrantes de la agrupación 18 J de familiares y amigos de las víctimas de la AMIA– sorprendido por el nivel de representación dramatúrgica y preguntaba sistemáticamente a quién es que respondía Alberto Nisman. Nadie me podía responder con precisión.

Con el tiempo pude develarlo. Desde 2010 Nisman había un iniciado un camino de autopromoción personal — sobre todo a nivel internacional– que incluía “conferencias” y contactos con referentes de la ultra derecha estadounidense e israelí. Horacio Stiuso lo contactó con agentes de la CIA que estaban operando en contra del tratado Estados Unidos con Irán, que proponía Barack Obama. Ese tratado denominado “5+1” logró imponer un esquema de desnuclearización de los persas que tuvo la frontal oposición de los republicanos y del primer ministro israelí, Bibi Nethaniahu.

Como otras veces en la historia, la CIA sostuvo una agenda propia, opuesta a la del propio presidente de los Estados Unidos. La detenida lectura de “Legado de Cenizas. La historia de la CIA” de Tim Weiner, sobre todo en el capítulo dedicado al golpe de estado contra el gobierno de Teherán, pone a las claras la doble vara con la que trabajan las agencias de inteligencia de Washington. Tanto Nisman como esos agentes coincidían, en conjunto con la derecha israelí, en la necesidad de promover salidas militares, que el tratado “5+1” y el Memorandum entre Argentina e Israel entorpecían. El gobierno demócrata había habilitado las negociaciones argentinas con Irán para lograr obtener las declaraciones indagatorias de los acusados iraníes, sobre los que pesaban las “alertas rojas”. Sin embargo los republicanos y el Likud continuaron su ofensiva, que se vio acrecentada con el triunfo del PRO en nuestro país.

Nisman empezó en 2010 a trabajar para los sectores que, desde EEUU e Israel, se oponían a cualquiera de estos contactos con la República Islámica de Irán. Sus nuevos empleadores se resistían tanto al tratado de desnuclearización como el memorándum. Razones funcionales al conglomerado militar industrial, tanto de Washington como de Jerusalem, lo convocaron y después le soltaron la mano, días antes de su presentación ante el Congreso Nacional. Los halcones de ambos países buscaban una solución militar para beneficiar a Arabia Saudita y profundizar la discordia entre chiitas y sunitas, extendiendo la guerra civil desatada en Siria e Irak.

Los republicanos decidieron socavar ambos acuerdos. Los primeros contactos de Nisman con estos sectores se produjeron en EEUU –a través de un asesor de la congresista estadounidense Ileana Ros-Lehtinen— y en Israel a través de Gustavo Perednik, integrante de la fracción más extremista de la derecha israelí, defensor de las acciones colonialistas de las fuerzas de ocupación.

En forma previa a estos contactos de Nisman con el submundo de las agencias de inteligencia, la DAIA y la AMIA despreciaban a Nisman. Hasta 2010 lo acusaban sistemáticamente de ser un funcionario kirchnerista que se relacionaba con los familiares de las víctimas interesadamente y que no cumplía con su rol en la investigación procesal. El fiscal, por su parte, se quejaba del destrato que sufría por parte de los dirigentes de la calle Pasteur. Pero ese vínculo cambió en los últimos años de su vida, cuando el fiscal decidió sumarse a la operación contra la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner, poco tiempo después que la SIDE fuese descabezada, y uno de sus hombres fuertes, Horacio Stiuso, iniciara una campaña desde Miami, apoyado por toda la derecha estadounidense, destinada a evitar el triunfo electoral de Daniel Scioli y escarmentar al gobierno popular que había enfrentado los designios imperiales durante una década.

Cuando ambas instituciones (la DAIA y la AMIA) que se arrogan una representación genérica pero que solo expresan a los minoritarios sectores de los argentinos-judíos, comprometidos con “Cambiemos”, confirmaron la alianza entre Nisman y la derecha republicana, se sumaron inmediata y ardientemente a la cruzada del fiscal. Con su muerte se transformaron en la vanguardia de la persecución a CFK a través de dos causas: la del deceso –en la que deslizan a través de Damian Patcher que fue ordenado por la ex presidenta– , y la del memorándum, mediante la cual pretenden hacerle creer a la sociedad que la intención última fue proteger a los acusados iraníes, sobre los que pesa, aun hoy, una orden de captura internacional, conocida como “alerta roja”.

Esa es la trama a la que se sumó el fiscal Nisman, bajo la promesa de ser empleado a futuro en algún organismo jurídico internacional, recomendado por sus amigos republicanos, los mismo que le habían advertido que sería despedido de su puesto en la fiscalía. En ese contexto, el día anterior a la aparición de su cadáver en Puerto Madero, llamó desesperadamente a Stiuso y éste no respondió sus insistentes llamadas. El agente de inteligencia se había comprometido a enviarle más grabaciones que comprometían al gobierno del Frente para la Victoria, grabaciones que curiosamente nunca aparecieron. Ese mismo día, el sábado 17 de enero, el fiscal Nisman reparó en las tapas de muchos periódicos nacionales que el ex jefe del FBI, y director de Interpol, Robert Noble, lo acusaba de mentiroso. Un hombre del riñón de los sectores que él –Nisman– suponía como un aliado, le había soltado la mano escandalosamente. Las primeras planas de los diarios que ponían en ridículo al Fiscal fueron del sábado 17 de enero de 2014. Al otro día Alberto Nisman estaaba muerto sin que haya aparecido hasta el día de hoy ningún indicio de un homicidio. En síntesis: lo dejaron colgado de un pincel.

6 Comentarios

  1. Elbaum…jerusalen? Jajjaa te mabdaste la gran pedro brieger y te sacaste la careta ofreciendo al sionosmo criminal progre como alternativa a la «ultraderecha»?
    Jerusalen no es capital de israel, lo es tel aviv, estaras al tanto q decir «jerusalen» es avalar un crimen de guerra que solo trump se animo a legitimar…

  2. Una pequeña y humilde corrección: en el quinto párrafo dice «el Memorandum entre Argentina e Israel entorpecían». El realidad es con Irán.
    Me encantó la nota.
    Gran trabajo del canciller Timmerman quien subrayaba a interpol que no quiten las alertas rojas renovando la solicitud periódicamente por expreso pedido de la ex Presidenta.
    Hay que recordar además que el Memorandum de entendimiento con Irán, antes de que sea utilizado políticamente por el Grupo Clarín como punta de lanza y muchos otros sectores opositores, había sido votado en el Congreso de la Nación por amplia mayoría, cuestión de la cual los medios hegemonicos no hablaban. Y también que fue una iniciativa para facilitar las declaraciones de una lista de 5 a 7 sospechosos dado que Irán negó la extradicion tantas veces que se logró acordar que vaya un fiscal argentino a Irán a realizar la indagatoria allá bajo expresa condicion de no bajar las alertas rojas por ello.
    Hubo una clara conspiración contra la Presidenta y un golpe de Estado «blando». Si bien la ex Presidenta terminó su mandato (olvidemos el ultimo día, la acefalia decidida por el fiscal Di Lello y el maltrato gratuito de Macri a Cristina Kirchner la semana anterior por teléfono para generar sensacionalismo) en el 0.76%de los votos que faltó para el triunfo de Scioli se nota el resultado de todo el grupo de trabajo.
    Hay que recordar como se utilizó en los medios el término «magnicidio» inflando una imagen que Nisman no tenia. El acoso permanente a la fiscal Fein cuestionadose desde los medios hasta incluso en la cuestión de sus vacaciones para generar una presion de la opinión pública sobre ella. El misterioso cambio de opinión de la jueza Palmaghini en cuanto a sus declaraciones. Las presiones de todo el sector de la derecha para cambiar de juzgado la causa. El rol político y sensacionalista del fiscal Moldes organizando la marcha del 18f. Las declaraciones contradictorias de Lagomarsino en cuanto a cual era su función como empleado y respecto del vínculo con Nisman y la protección mediática que recibió. El misterioso, calcinado y de aparición demasiada casual del cadáver frente al monumento, las declaraciones de la camarera que primero dio una declaración mediática muy firme para luego ser ambigua y admitir cuando tenía que declarar ante el juez, que había sido sobornada. Recordemos las cuentas que en Estados Unidos Nisman abrió para que Lagomarsino le deposite la mitad del sueldo, los viajes con modelos a playas del caribe que Nisman hacía a cuenta del Estado, el llamativo vaciamiento de las cajas de la cuenta de banco de Nisman por parte de su madre la señora Sara Garfunkel a pocos días de fallecido el fiscal.
    Y un caso que merece una mención especial es el procedimiento de su ex mujer la jueza Arrollo Salgado. Porque generó mucha presión mediática para instalar la idea de un asesinato. Ademas de hacer una conferencia de prensa donde declaró que el fiscal no pudo haberse suicidado por una interpretación muy cuestionable de las charlas que tuvo el fiscal con su hija en las vacaciones por Europa y por los datos de las pericias, en especial las fotos del baño y en especial del patrón de salpicado de sangre. La mención especial a mi criterio es porque todo el tiempo entorpecía el trabajo de la fiscal tratando de intervenir o generando tendencias en la opinión pública contando sólo la parte de los hechos que llevarán a sostener la hipótesis del asesinato y no la parte de argumentos que llevaban al suicidio. Además porque se entiende que si estaba comprometida emocionalmente con la causa perdía la imparcialidad que como jueza sabía que se requiere. Pero también porque luego permitió que el periodista Lanata haga pseudo periodismo llevando las fotos de la escena del baño para que de una opinión un especialista de Estados Unidos que no dijo nada concluyente y generaba en cambio mayor presión mediática sobre el caso entorpeciendo aún más el trabajo de la fiscal Fein. Si ella no hubiese tenido una intención deliberada de generar una presion sobre el caso para que si o si se caratule la causa como asesinato habría sido la primera interesada en procurar que la fiscal Fein pueda trabajar tranquila sin ser acosada y cualquier línea de investigación por su cuenta la habría llevado a cabo con la más absoluta discreción. Hacer públicas sus opiniones prejuzgando y dando a conocer sólo una parte de los elementos supuestamente probatorios deja más que claro que había una necesidad de generar tendencia en la opinión pública para que recaiga sobre la señora Fein en un claro acto de falta de profesionalismo como el que sería de esperar de su parte. Y ni hablemos de que trabajaba en el juzgado de San Isidro que es un juzgado que en el mundo de la justicia se lo conocía como el juzgado de la Side según ha trascendido en algunos medios de comunicación no alineados con los relatos hegemonicos.
    Después también cabe la mención especial del vínculo de Nisman con Laura Alonso y de Patricia Bulrich y de las llamadas constantes que intercambiaban con el fiscal. Si un fiscal esta llevando a cabo una denuncia penal contra una Presidenta es muy impropio y objetable de sospechoso que mantenga vínculos con los miembros del partido opositor debido a que entonces se puede pensar que Nisman estaba teniendo una función política en su accionar. Pero en especial es llamativo el vínculo si consideramos que Laura Alonso estaba a cargo de la ONG Vital Voices que era financiada por el Grupo económico de Paul Singer, quien era uno de los principales querellantes de la causa de los fondos buitres, quienes al igual que Laura Alonso y Patricia Bulrich tenía un especial interés en que Nisman siga adelante con la denuncia.
    Se podrían decir muchas cosas más. Pero lo que queda claro es lo siguiente: más allá de la discusión ya casi sin sentido de si fue un asesinato o un suicidio, la Ex Presidenta era la principal interesada junto con todo el FPV por que Nisman llegue a declarar ese lunes que nunca ocurrió en el Congreso. El FPV incluso había solicitado sea filmanda esa sesión especial, pero Nisman se reusaba. En cambio podemos ver a cuántas personas y a cuantos sectores Nisman le servía más muerto que vivo. Es por eso que incluso la ex Presidenta pensó en un principio que pudo haber sido asesinato, y cuando aún no habían pruebas a todo el mundo de bien se le ocurrió pensar inexorablemente en la acción de algún resentido agente de la SIDE. En especial del Sr Stiuso.
    Por todo lo dicho me parece lamentable e indignante tener que ver, como ciudadano que soy, que desde que ocurrió el hecho y hasta el día de hoy hayan habido tantos intentos por reabrir la denuncia del fallecido fiscal. Es una verdadera vergüenza que tengamos la «Justicia» que tenemos.

Comments are closed.