Cruje el neoliberalismo en Ecuador

Casi 300 personas fueron detenidas ayer durante protestas en Ecuador contra la decisión del presidente Lenin Moreno de quitar los subsidios a los combustibles. Según informó el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, desde que se dictó el Estado de Excepción son 277 lxs detenidxs.

Por otra parte, movimientos de pueblos originarios denunciaron la detención de “forma abrupta y sin motivos a los líderes sociales indígenas, Marlon Santi, coordinador nacional del movimiento Pachakutik, y a Jairo Gualinga, dirigente juvenil”. Así lo informó la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (Confeniae)

El mandatario ecuatoriano tildó a los organizadores de las movilizaciones de «golpistas» y se trasladó a última hora del jueves desde Quito a Guayaquil, la principal ciudad de la zona costera, donde comenzaron los rumores de saqueos. “Mi presencia acá es evitar que aquellos que saquearon el país, sigan saqueando desde otras instancias (…) A esos golpistas, Ecuador les está diciendo no”, dijo el ex vicepresidente de Rafael Correa, que traicionó a su partido luego de las elecciones.

Desde Bélgica, el expresidente Correa pidió convocar a elecciones y recuperar la paz. En su cuenta de Twitter, el economista mostró un video en el que un policía motorizado pasa por arriba a un manifestante que estaba tirado en el piso. “¡Qué nos pasa!. Esto demuestra la crisis moral que vive la Patria, por culpa del #PeorGobiernoDeLaHistoria . Ecuador tiene mecanismos CONSTITUCIONALES para superar tanta conmoción.Constitución art. 130.2; 148. ¡Que se vayan todos! Llamen a elecciones. Recuperemos la paz”, escribió.

Las detenciones arbitrarias comenzaron ayer luego de que el presidente Moreno, decretara «el estado de excepción a nivel nacional» con el objetivo «de precautelar la seguridad ciudadana y evitar el caos» en medio de las movilizaciones que rechazan las medidas de ajuste que su Gobierno tomó en el marco del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

El rechazo en las calles a las políticas de ajuste de Moreno se agudizaron luego de que el martes el Gobierno ecuatoriano decretara la eliminación de los subsidios al diésel y a la gasolina «extra», liberalizando el precio de los combustibles en función de los valores internacionales. De esta manera, se avizora una fuerte suba en los costos de las naftas, que podrían pasar de 1,03 dólares a 2,27 en el diésel y de 1,85 dólares a 2,30 en la gasolina extra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here