Cuidemos la AFIP

Trabajadores de la AFIP nucleadxs en diferentes seccionales de la Asociación de Empleadxs Fiscales e Ingresos Públicos (AEFIP) denunciaron que Pablo Alejandro Brula, un funcionario de la gestión de Leandro Cucciolli que fue recientemente ascendido a a la Subdirección de Recursos Humanos, firmó el despido de un histórico empleado de la agencia impositiva, que ingresó a trabajar en 1998. Según fuentes a las que accedió #LaGarcía, la cesantía se produjo en medio de irregularidades y en el marco de una persecución.

El trabajador despedido, que se desempeñaba en la filial de Córdoba, denuncia que fue echado sin que se respeten los trámites legales. Desde la seccional Mercedes de AFIP, calificaron el despido de «irracional» e indicaron que se «imposibilitó todo tipo de defensa a través de un sumario administrativo». «La ignorancia relevante por parte del Administrador saliente (en referencia a Cuccioli) en cada uno de sus actos denota la impericia de toda su gestión».

En este mismo sentido se expresaron desde la seccional Noroeste de la AEFIP, quienes denunciaron que se trata de «disposiciones dictadas entre gallos y medianoches por personas que vinieron de paracaídas al organismo». Asimismo, responsabilizaron a «todo un equipo de obsecuentes que lo único que hacen es dar consentimiento a hechos de tal magnitud sin medir las consecuencias en los compañeros afectados por terrible, arbitrario, ilegal e irracional acto».

Por su parte, desde Bahía Blanca recordaron que «ningún Administrador Federal tiene las atribuciones para despedir a nadie sin sumario previo que le permita al compañero ejercer su derecho a defensa». Además, detallaron que el despido ocurrió el 29 de noviembre y que el empleado en cuestión había sido designado en 2003.

En diálogo con #LaGarcía, trabajadores de la AFIP que pidieron reserva se mostraron preocupadxs por el precedente que sienta este despido arbitrario y alertaron que el flamante subdirector de Recursos Humanos, Pablo Alejandro Brula llegó al organismo de la mano del macrista Leandro Cucciolli y persiste pese al cambio de Gobierno.