«De aquellos lodos, estos barros»

La vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner asistió este lunes al Juzgado Federal de Lomas de Zamora, donde fue convocada por el juez Federico Villena. Allí, el magistrado le exhibirá las pruebas del espionaje ilegal y constatará si las imágenes y los diálogos recopilados son auténticos.

En la víspera, la exmandataria publicó un video en sus redes sociales y calificó como «un verdadero y auténtico escándalo» el espionaje a dirigentes políticxs. «La AFI que dependía en forma directa de Mauricio Macri utilizó narcotraficantes para realizar atentados a funcionarios de su propio Gobierno y seguimiento y espionaje político tanto a opositores como a sus propios dirigentes. ¡Increible!», afirmó.

https://publish.twitter.com/?query=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2FCFKArgentina%2Fstatus%2F1270028560120627203&widget=Tweet

Según trascendió, el jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, también deberá asistir a los tribunales de Lomas para anoticiarse del material recopilado. También figuran como espiados el titular de la Pastoral Social, Jorge Lugones, y el exintendente de La Plata, Pablo Bruera. Lxs involucradxs deberán definir si se presentan o no como querellantes en la causa.

En el vídeo que subió a sus redes, CFK recordó que el Gobierno de Mauricio Macri «le vendió a todos los argentinos y a todas las argentinas que venían a combatir el narcotráfico. ¡Dios mío! ¡Cuánta mentira y cuánto pero cuánto cinismo!». «Leo y escucho trascendidos acerca del seguimiento y el espionaje que me habrían hecho desde la AFI macrista y no puedo evitar recordar otros episodios que denuncié incansablemente durante aquellos años sin que nadie hiciera nada», agregó.

En tanto, la vicepresidenta recordó «cuando, por ejemplo, en marzo de 2017, se difundieron las ya célebres escuchas de mis conversaciones telefónicas con Oscar Parrilli. Conversaciones que habían sido grabadas por las oficinas de escuchas que Macri hizo depender de la Corte Suprema de Justicia de la Nación».

Debo confesar que, cuando ocurrió aquel episodio de difundir por radio y por televisión conversaciones privadas, la verdad que pensé que en ese momento la Corte iba a intervenir. Sin embargo, nada de eso ocurrió», añadió.

Y finalizó: «Durante meses difundieron ilegalmente conversaciones privadas. Siempre me pregunto qué hubiera pasado si la Corte hubiese tomado medidas y sancionado a los responsables. Es probable que esta causa no hubiera existido, y un montón de ciudadanos y ciudadanas no habrían sido ni espiados, ni escuchados, ni sufrido atentados. En fin, de aquellos lodos, estos barros».