El CELS cruzó a Bullrich por defender el Gatillo Fácil: «No hay lugar para otra doctrina»

El coordinador del área de Seguridad Democrática del CELS, Manuel Tufró, advirtió por las “graves consecuencias” del discurso de la ministra de Seguridad y le recordó que Argentina “adhirió a estándares internacionales de los que no se puede alejar”. “La concepción de la actuación policial que tiene este Gobierno es equivocada”, afirmó en diálogo con el programa #Tranqui120 que se emite en Radio Estación Sur FM91.7.

Para el especialista, lo expuesto por la ministra en sus declaraciones “es la reiteración de un mensaje que viene dando el Gobierno de maneras diferentes desde que asumieron y de manera más patente desde el caso Rafael Nahuel, del año pasado. Tienen distintos componentes que se repiten: uno es la convalidación de la versión de los hechos que dan las fuerzas policiales, en donde no se espera que avancen las investigaciones para ver cómo fueron los hechos y a partir de ahí salir a hablar, sino que se toma la versión de la Policía como la versión real de las cosas y a partir de ahí se realiza una defensa cerrada sin posibilidad de crítica de la actuación policial”.

“Y el otro elemento es que esto siempre implica una presión sobre los jueces y los funcionarios judiciales que están investigando estos casos, porque de alguna manera parece que son casos juzgados y cerrados antes de que empiece la investigación, y eso sabemos que pesa mucho después en cómo los funcionarios judiciales van a ir tomando algunas decisiones a lo largo del proceso”, añadió.

Tufró aseveró que desde el CELS “no compartimos la concepción de la Seguridad y de la actuación policial que tiene este Gobierno”. “Para nosotros una Policía eficaz es una Policía que no sólo cumple con sus tareas de prevenir el delito y de bajar los índices de delito, sino que logra eso con un mínimo de violencia. O sea, disparando, hiriendo y matando menos, no matando más. Para nosotros es una concepción totalmente equivocada la que tienen la Ministra Bullrch y el Gobierno en muchas de sus intervenciones. Porque, por otro lado, lo que hacen es fogonear sentimientos punitivos que tienen algunos sectores de la población. En algunos casos, como en el de las víctimas de delitos, se podría entender que se puedan tener esos sentimientos o exabruptos, pero de ninguna manera se puede entender que una autoridad política utilice y explote eso para determinados fines políticos. Es muy grave porque esto ya está teniendo consecuencias y es grave porque la perspectiva a futuro es bastante mala: si el mensaje es que la Policía disparando, haga lo que haga, no va a tener consecuencias, eso es muy preocupante para el futuro”, agregó.

En este sentido, explicó que “cualquier política de la llamada ‘mano dura’, lo que hace es aumentar la violencia en la sociedad. Frente a eso lo que hay que tener una política de reducción de la violencia, y eso implica reducir la violencia de las propias instituciones del Estado. Se terminan dando situaciones en que el policía termina siendo juez, jurado y ejecutor, y eso es una situación gravísima. Pero más grave es que después se intente obstaculizar o se den mensajes para que el Poder Judicial no investigue esto y no se permita una rendición de cuentas del personal policial. El problema es que se está planteando un escenario donde la Policía ya no le rinda cuentas a la autoridad política, porque se ha decidido que la versión policial de los hechos es la real, y ahora también se busca que tampoco se le rinda cuentas al Poder Judicial. Entonces nos vamos quedando sin control del accionar policial”.

En tanto, Tufró identificó “tres elementos nuevos” en las políticas de Seguridad del Gobierno de Mauricio Macri: “el primero – detalló – es un elemento geopolítico, que es el alineamiento del Gobierno con la idea de ‘las nuevas amenazas’ que pregona Estados Unidos, con la idea de que el narcotráfico, el terrorismo y este tipo de dinámicas delictivas que tienen un componente transnacional pasan a ser el mayor problema que tiene la Argentina, y eso impacta no sólo en cómo se piensan los despliegues policiales, sino también tiene un impacto en términos de lo que es la intervención de las Fuerzas Armadas en la seguridad interior”.

“El segundo elemento tiene que ver con la protesta social: hubo un cambio en cómo se entiende el rol que tiene la protesta social en la vida democrática y por lo tanto qué rol tienen las fuerzas policiales básicamente en la represión de la protesta social. Y hay un tercer elemento que tiene que ver con cuáles son los criterios de uso de la fuerza policial que se van a proponer. Ahí hay una serie de estándares internacionales a los que Argentina ha adherido a través de la inclusión en las leyes orgánicas de las fuerzas y de los que no se puede alejar. O sea, no hay lugar para una nueva doctrina como dice Patricia Bullrich. Hay que cumplir con esos principios de uso de la fuerza. Lo que pasa es que los mensajes que se bajan a las fuerzas de seguridad después tienen otras consecuencias en las prácticas”, puntualizó.

Escuchá la entrevista completa