El consejo de Lula para Alberto

El ex presidente de Brasil Lula Da Silva se refirió a las elecciones presidenciales en Argentina y le aconsejó a Alberto Fernández que “no acepte el terrorismo que el mercado crea”.

Desde la cárcel Federal de Curitiba, donde permanece preso, el líder brasileño le transmitió al candidato del Frente de Todxs que “gobierne para un pueblo pobre”. “El consejo que le podría dar a mi amigo Fernández es uno solo: gobernar para el pueblo pobre. No mentirle nunca al pueblo que tiene expectativas para que la Argentina mejore. No aceptar el terrorismo que el mercado crea. Al mercado no le interesa el pueblo argentino, el mercado tiene interés en ganar dinero. Al mercado no le preocupa si las personas pasan hambre, si las personas viven en las calles. El mercado quiere saber si hay rentabilidad. Y Fernández tiene que tener un compromiso con Dios y con el pueblo: no mentirle nunca al pueblo y gobernar prioritariamente para el pueblo trabajador y para el pueblo pobre argentino. Ese es el consejo que podría darle al compañero Fernández y a la compañera Cristina”, afirmó en diálogo con Página 12.

Lula se refirió también al impacto de las elecciones argentinas en Brasil y dijo que la victoria del Frente de Todxs “significa la posibilidad de mejorar mucho la relación” entre los dos países. “Ahora, con Fernández candidato, obviamente no puedo opinar sobre las elecciones de otro país, sería una intromisión indebida. Brasil necesita paz, necesita armonía con Argentina, armonía con todos los países, para que podamos, en tiempos de paz, en tiempos de democracia, crecer y mejorar la vida del pueblo que representamos. Y es por esta razón que la victoria de Fernández significa la posibilidad de mejorar mucho la relación entre Brasil y Argentina”, afirmó Lula.

El ex mandatario habló de los más de 500 días que lleva preso y afirmó: «no porque un juez haya sido un canalla, tenés que juzgar a toda la justicia por causa de ese error». “El día que deje de creer en la justicia, me pregunto qué es lo que voy a hacer. No porque un juez haya sido un canalla, no porque un fiscal haya sido un canalla, vos tenés que juzgar a toda la justicia por causa de ese error. El problema es que espero, con mucha tranquilidad, que la Suprema Corte tome una decisión. Tengo dos Habeas Corpus que se tienen que votar”, agregó.

Lula también se refirió al ex juez y actual ministro de Justicia Sergio Moro y al fiscal Dealtan Dallagnol. “Ellos creían que la mentira iba a vencer”, afirmó.

“Estoy acá condenado por un ex juez mentiroso (Sergio Moro); por un fiscal mentiroso y canalla (Dealtan Dallagnol) y por algunos comisarios que me armaron causas mentirosas en mi contra. Podría no estar acá, podría haberme ido de Brasil. Pero vine acá porque tengo a cuatro personas que saben la verdad sobre estos juicios en mi contra: yo, Dios, el juez y los fiscales. Ellos saben que mienten. Y Dios y yo sabemos que estoy con la verdad. Es por eso que estoy acá. Estoy acá para probar mi inocencia. Es más, ya probé mi inocencia, lo que quiero es que ellos prueben mi culpabilidad!», indicó.

Además, agregó: «Quiero y continúo esperando que me señalen alguna culpa de algo. Estoy esperando que me señalen un dólar mal habido en mi vida. Es decir, en verdad, el delito que cometí en este país, fue probarle a una elite brasileña políticamente canalla, que es posible que el pueblo coma lomo y bife de chorizo, que es posible que el pueblo pobre viaje a Bariloche, a Buenos Aires, a Miami en avión, que es posible que una persona tenga una casa, que es posible que una persona entre en una universidad, que es posible que una persona vaya a una escuela técnica y que es posible que una persona tenga acceso a la cultura, al esparcimiento, al teatro, al cine, a un restaurante».

«Ese fue el delito que cometí. Generar 22 millones de empleos en blanco. Aumentar en un 75% el salario mínimo. Poner a disposición 52 millones de hectáreas de tierra para hacer la reforma agraria. Hacer el mayor programa nacional de historia de Brasil y de entablar amistad con todos los países de América del Sur. Fue el momento de la cordialidad. Fue el momento en que nosotros no teníamos contiendas. Fue el momento en que soñamos: Kirchner, Lula, Chávez, Rafael Correa, Tabaré, Pepe Mujica soñábamos en construir un bloque económico fuerte, desarrollado tecnológicamente para que nosotros pudiéramos disputar la exportación de productos con valor agregado y no solo commodities”, finalizó.