«El espíritu del Frente de Todxs vendría bien en España»

El exsecretario de Organización de Podemos, Fran Casamayor, sostuvo que con Alberto Fernández “se abre un nuevo tiempo de esperanza para salir del deterioro que ha dejado el macrismo” y afirmó que Argentina y España “necesitan una buena relación”. Además, pidió que el Primer Ministro, Pedro Sánchez, “se contagie del espíritu del Frente de Todos” y “se tome un café” con los referentes de Unidas Podemos “para llegar a un Gobierno progresista en España”. “Alberto dejó en claro que hay que hacer política”, destacó en declaraciones al programa #Tranqui120 que se emite en Radio Estación Sur FM91.7.

El dirigente español consideró que “en Argentina se abre un nuevo tiempo de esperanza para salir del deterioro económico, social y cultural que ha dejado el macrismo” y valoró el encuentro entre Alberto Fernández y el premier Pedro Sánchez. Consultado sobre por qué el Presidente del Gobierno español recibió a un candidato en La Moncloa, consideró que no lo hizo “sólo por la ventaja de las PASO, sino por una cuestión estratégica”. “Creo que la relación entre España y Argentina no es una relación cualquiera, nos une un lazo histórico, nos une el respeto a la soberanía de los dos países y creo que, como dijo Alberto, cabe la necesidad de afrontar los nuevos retos de la globalización que tenemos encima de la mesa, en dos líneas: recuperar la unidad regional de América Latina y afrontar la inserción de Argentina y América Latina a través de una relación madura con la Unión Europea”, acotó.

Asimismo, recordó que “la foto hasta hace poco cuando se hablaba de Argentina y España era la de Mauricio Macri y Mariano Rajoy. Eso ha cambiado y tenemos que cultivarlo. En ese momento, se sentaban en la mesa dos perfiles políticos que trabajaban para todo menos para la voluntad popular de sus pueblos”. “Rajoy salió del Gobierno por unos casos de corrupción tremendos. No olvidemos que el Partido Popular de España llevó a cabo todas las recetas económicas que Macri está aplicando en Argentina. No sé si llamarlo neoliberalismo. Como dijo Alberto, también es falta de planificación, es caos, es un desastre. En cierto punto hubo una gestión que ha roto hasta los propios procedimientos que marca el FMI”, explicó.

De cara a los comicios generales en Argentina, insistió en que “se abre un nuevo tiempo y es posible una relación con otros tintes totalmente diferentes. Sobre todo, si el 27 de octubre Alberto Fernández se convierte en Presidente y en España se designa un Gobierno progresista antes de ir a elecciones, creo que va a comenzar una relación buena, de respeto a la soberanía y a los asuntos internos de cada país, y es clave porque Argentina necesita una buena relación con España. No olvidemos la presencia de empresas españolas en Argentina”.

Sobre las relaciones bilaterales de cara al futuro, Casamayor destacó “el hecho de afrontar el tema peligroso y doloroso de ver que hay que proteger la institucionalidad y el Estado de Derecho, para que no haya persecuciones como las que sufrieron Cristina (Fernández de Kirchner), Milagro Sala y Lula (Da Silva)” y explicó que “no es lo mismo tratar estos temas con un Gobierno de derechas que con un Gobierno progresista en España. Así que esperemos que haya un desbloqueo de la situación actual para que exista un Gobierno progresista”.

Sobre la situación política interna de España, indicó que “no hay otra opción y es que Pedro Sánchez sea Presidente del Gobierno España, siempre y cuando se llegue a acuerdos con otros partidos políticos, entre ellos Unidas Podemos”. “Nadie entiende en España por qué la Izquierda no se puede poner de acuerdo y ningún progresista entendería que fuéramos a nuevas elecciones”, cuestionó.

Para Casamayor, “Pedro Sánchez tendría que entender que el bipartidismo en España ha muerto, por lo tanto se abre una etapa de Gobiernos de coalición. A Pedro Sánchez no le vale sólo con los votos que tiene, necesita a otros actores políticos para gobernar. Y Unidas Podemos tiene que entender que no está en las mismas condiciones para negociar que en 2015 cuando estaba en un empate técnico con el Partido Socialista”.

Consultado sobre la distancia que mostró Alberto Fernández con Podemos, el dirigente opinó que “Alberto posiblemente sea Presidente de Argentina, y ya tiene que tener una visión de país y tiene que plantear las cosas en términos de proyecto para la Argentina. Y entiendo que por eso quiera verse con quien de momento es Presidente del Gobierno, y que si hay acuerdo posiblemente lo siga siendo, que es Pedro Sánchez”. Igualmente, aclaró que “no tengo información de que no haya querido reunirse con Unidas Podemos, lo que sé es que vino al Congreso de los Diputados, donde había militantes de Unidas Podemos y la relación fue cordial”.

Y agregó: “Alberto lo dijo claro, no quería meterse en asuntos internos e hizo un llamamiento al acuerdo, porque sino las fuerzas conservadoras en España tendrán una nueva oportunidad. En ese sentido creo que hizo bien: Alberto dejó en claro que hay que hacer política y hacer política muchas veces no es lo que a uno le gustaría, sino lo que toca hacer. La realidad política en España es lo que hay: el PSOE tiene ochenta y tantos más diputados que Podemos, pero sin Podemos no le vale. Creo que en Argentina el Frente de Todos ha dado un ejemplo: había compañeros y compañeras que en su momento tuvieron diferencias políticas importantes, pero se han puesto de acuerdo porque por encima de todo está la recuperación de la Argentina. Ese espíritu vendría bien en España”.

En tanto, Casamayor dijo que “es necesario tomarse los cafés que hagan falta, los postres y las comidas necesarias para llegar a acuerdos. Lo necesita Pedro Sánchez con Podemos para llegar a un Gobierno progresista en España, pero también lo necesita el espacio político de Podemos”. “El espacio político de Unidas Podemos también ha sufrido muchos desencuentros, guerras internas, muchas diferencias, que son legítimas pero que cuando empobrecen a un proyecto político, necesitan replantearse y repensarse. La izquierda del PSOE también necesita reflexiones colectivas, encuentros entre compañeros, necesita de cafés, de comidas y algún que otro vino, que también vendría bien. Ojalá que ese espíritu se contagie aquí en España”, auguró.