EL FMI le exigió al Gobierno que profundice el ajuste

*Por El Destape

El Fondo Monetario Internacional (FMI) destacó los “frutos” que da el rediseño del programa de reforma económica y según lo establecido en el Memorando de Política Económica y Financiera, los mercados financieros se han estabilizado desde fines de septiembre, luego de la adopción del nuevo marco de política monetaria.

Ahora se dio a conocer los aspectos más salientes del documento presentado por las autoridades al FMI, entre los cuales, le pide al Gobierno nacional que no aumente los salarios.

“Será importante resistir las presiones en el sentido de mantener los subsidios a la energía y aumentar los salarios”, advierte el documento previendo que en un año electoral será difícil mantener a los gremios conformes, más aún si se tiene en cuenta que este año la pérdida del poder adquisitivo superó el 10% en promedio.

En el documento, publicado por el matutino Ámbito Financiero, además, se menciona que el Gobierno acordó recientemente aumentos salariales para los empleados del sector público en diciembre, enero y febrero (aumentando los salarios nominales en un 14 por ciento en el primer semestre de 2019).

Dado que el presupuesto 2019 contempla un 34% de aumento anual en los salarios, esto requerirá limitar el próximo aumento (desde junio de 2019 hasta junio de 2020) a no más del 25% .

Para el Gobierno se “consolidó la confianza en el plan de estabilización” a partir de la aprobación del presupuesto 2019. Según reveló Ámbito, desde el Ejecutivo nacional después de la apreciación de la moneda en octubre: el peso ha flotado dentro de la zona de no intervención y las tasas de interés a corto plazo han retrocedido a su nivel de fines de septiembre.

Según el memorando “Argentina cumplió con todos los criterios de desempeño de esta etapa” y en sus primeros enunciados se explica que “la recesión que afecta actualmente a Argentina” es producto del “impacto de la grave sequía… así como el endurecimiento de las condiciones financieras externas”.

Por estas causas, “ha sido necesario recalibrar nuestras políticas fiscales y monetarias para garantizar la estabilidad macroeconómica”.