El gobierno denunciará a Macri por administración fraudulenta por la deuda con el FMI

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, inauguró el 139° período de sesiones ordinarias del Congreso. La ceremonia comenzó a las 12:00, el mandatario fue recibido por la Vicepresidenta Cristina Fernández.

«Llego a este Honorable Congreso con mis convicciones intactas, mi corazón abierto para hablarles con la humildad de quien puede reconocer errores, con la satisfacción de quien puede compartir logros colectivos, con la certeza de que unidos y unidas pudimos dar pasos históricos para mitigar efectos negativos de la pandemia que aún nos asola», comenzó su discurso Alberto Fernández.

«Hace un año vine a hablarles y diez días después la OMS decretó la pandemia de coronavirus. Se inició una crisis global en la que el mundo tuvo que enfrentar una situación inesperada y caótica. Estábamos en una sociedad endeudada, con un sistema de salud quebrado que dejaba vencer vacunas. Debíamos enfrentar el incendio sabiendo que otros habían terminado con el agua», expresó Alberto Fernández.

«Desde el primer día tomamos decisiones y enfrentamos críticas. Cualquier razón era buena para enfrentar banderazos». «Ni un sólo día bajamos los brazos, por eso no colapsó el sistema de salud», afirmó Alberto Fernández.

Luego, el presidente, hizo mención al sistema educativo y pidió un fuerte aplauso para reconocer el trabajo de cada docente a lo largo y ancho del país. Por otra parte, ponderó lo realizado en materia económica para enfrentar la pandemia. El presidente detalló desde la creación del IFE, la suspensión del corte de los servicios públicos, ATP y hasta el aumento de los ingresos de los jubilados.


Sobre las vacunas y los errores cometidos

«Hemos iniciado el mayor operativo de vacunación de la historia argentina. Vamos a avanzar semana a semana en nuestro plan de vacunación. En ese Plan hay prioridades muy claras. Las reglas se deben cumplir. Si se cometen errores, la voluntad de este Presidente es reconocerlos y corregirlos de inmediato. Cuando se dijo que aquellas reglas habían sido transgredidas, me he encargado de recabar la información pertinente. Aún cuando en lo personal me causaran mucho dolor, tomé las decisiones que correspondían», expresó Alberto Fernández.

«Ningún gobierno de la tierra puede arrogarse el privilegio de no cometer errores, pero todo gobierno sensible sí tiene la obligación de corregir esos errores para desterrar cualquier indicio de privilegio o falta de solidaridad», sostuvo Fernández.

Por otra parte, agregó: «No llegué a la Presidencia para ser sordo a las críticas bien intencionadas. Como tampoco llegué a la Presidencia para dejarme aturdir por críticas maliciosas que responden a intereses inconfesables de poderes económicos concentrados, que en ocasiones buscan sembrar la fractura, la polarización y discordia entre el Pueblo Argentino, profundizando las heridas que como sociedad cargamos. La pirotecnia verbal solo nos aturde y nos confunde», sentenció el mandatario.

«Guardo la esperanza que algún día hagan un mea culpa, entierren el odio que cargan y adviertan el daño que le hacen a la Nación», agregó sobre las críticas que enarbolan desde la oposición contra su gestión.

La deuda que dejó Macri

«El gobierno que me precedió tomó el préstamo más grande de la historia. Hemos logrado la renegociación con un gran respaldo. El ahorro fue de 34.00 millones de dólares en el período 2020-2030. Es imperioso que todos afirmemos nuestro compromiso de que no se generen préstamos asfixiantes. Agradezco a los líderes y lideresas del mundo que me han acompañado en esta empresa».

Cuando un dirigente macrista lo interrumpió, el presidente le respondió: «Tuvo cuatro años para hablar, por qué no me deja ahora».

Una querella criminal para los endeudadores

«Sabemos que ese crédito fue otorgado para favorecer la campaña presidencial de Mauricio Macri. Eso fue una administración fraudulenta y una malversación de caudales públicos como nunca antes habíamos registrado. Nuestro país ya conoce lo que es estar endeudado. Lo que fue el blindaje y lo que fue el megacanje. En todos los casos, las mismas víctimas: argentinas y argentinos expulsados a la miseria. Es necesario que dejen de caminar», remarcó Fernández

«He instruido que se haga una querella criminal para saber quiénes fueron responsables de la mayor administración de caudales que nuestra memoria recuerda. La inquietud parece ser también del Fondo», remarcó el presidente.

«Quiero decir que el acuerdo al que lleguemos con el Fondo tendrá en cuenta esto. Nuestro apuro es sacar a los argentinos de la pobreza», sentenció el mandatario.

Por otra parte, agregó: «Al asumir dije que había que empezar por los últimos para empezar por los primeros. No cambié mi modo de pensar. El diálogo con el Fondo ha sido muy constructivo. No hay más lugar para ajustes recesivos y el acuerdo con el Fondo será llevado al Congreso. Esto permitirá que nunca más el Poder Ejecutivo pueda endeudar al pueblo a sus espaldas».

Reforma judicial

«El Poder Judicial de la Nación está en crisis. Es el único poder que parece vivir en las márgenes del sistema republicano. Sus miembros (jueces, fiscales, defensores y demás funcionarios) disfrutan de privilegios de los que no gozan ningún miembro de la sociedad. Ningún magistrado ni funcionario judicial paga hoy el impuesto a las ganancias que si tributan millones de trabajadores y funcionarios del sector público y privado. En el caso de los miembros de la Corte Suprema, acceder a la declaración jurada de sus bienes es virtualmente imposible. La relación corporativa que los vincula, ha permitido que muchos de ellos permanezcan en sus cargos más allá del tope de edad que la Constitución impone», expresó Fernández.

«Admito que lo dicho me genera un espontáneo malestar. En la Argentina de hoy, hay un fiscal procesado por delitos tan severos como el espionaje ilegal de ciudadanos o el de extorsión que sigue en funciones como si nada de esto lo afectara. A él no se le aplica aquella doctrina que recomendaba la detención preventiva de personas cuando su “poder residual” pudiera afectar la investigación. Es cierto. Su poder no es residual. Está vigente», sentenció Fernández.

Por otra parte, agregó: «También observamos como sale a la luz un perverso sistema en el que se entremezclan jueces, fiscales, pretensos espías y reconocidos periodistas para hacer un seguimiento ilegal de personas detenidas y para montar extorsiones judiciales. Todo se sabe y todo sigue transcurriendo como si nada pasara. Algún miembro de este Congreso Nacional detectó la visita de jueces de la casación al entonces Presidente Macri, justamente días antes de dictar sentencias contra sus opositores políticos y solo una voz aislada de ese tribunal se alzó reclamando explicaciones. El resto lo amparó bajo el manto del silencio».

Recurso extraordinario y Juicio por Jurados

El Presidente dijo que quiere modificarlo. Alberto Fernández enviará un proyecto de ley que reformule el Consejo de la Magistratura para «despolitizar» ese ámbito. El Presidente dijo también que impulsará el Juicio Por Jurados.
Finalmente, el presidente, hizo una propuesta: «Hagamos un acuerdo para que la Argentina no recaiga en un Estado ausente. Una economía inclusiva es necesaria. El Consejo Económico y Social será el ámbito para trabajar en 25 metas clave. Convocamos a todos los actores del país. Los argentinos y argentinas necesitamos construir un país para los descartados, los invisibles. Cuando uno de nuestros países se independizó fue necesario que hubiese hombres con coraje. Ese coraje hizo posible los cambios históricos. Cuanto más podamos aprender de la pandemia se generarán mejores condiciones para enfrentar los desafíos del futuro».


Violencia de Género

«Hemos dado prioridad a los derechos de las mujeres y las diversidades para promover la igualdad. Por primera vez elaboramos un presupuesto con perspectiva de género e incorporamos el cupo trans en la administración pública», enumeró Alberto Fernández sobre el compromiso de su gobierno con la promoción de la equidad de género.

En este sentido, el mandatario dijo que se avanzó con la implementación de la Ley Micaela, se aprobó el convenio de la Organización Internacional del Trabajo contra la violencia de género en el ámbito laboral y que, en uno de los hitos más importantes de su gobierno, se aprobó la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

En cuanto a la prevención y erradicación de la violencia de género propuso convertir la esta lucha en una política de Estado. “Lo hicimos con el proceso de memoria, verdad y justicia y ahora lo vamos a hacer también con la intolerancia a estas violencias”, aseguró.

La inflación

El Presidente dijo que en 2020 la inflación se redujo 18 puntos, pero que es un fenómeno policausal sobre el que hay que seguir trabajando. Y mencionó los controles que hizo su Gobierno para que las empresas que producen alimentos cumplan con la ley y no especulen con los precios. «Ninguna sociedad crece emprobreciendo a los que cobran un salario», remarcó.

En ese contexto, citó la creación del Consejo Económico y Social. Habló de una solución integral al problema: «Creemos en el diálogo, pero no quiere decir que el Estado resigne sus potestades legales, menos cuando se trata de la alimentación del pueblo».

Fernández dijo que la recuperación del empleo es una prioridad y habló de los programas que el Gobierno está impulsando la respecto. Anticipó también que va a avanzar en la urbanización de los barrios populares y que llevará una década concluir el proyecto.

Sobre la educación

«Mi objetivo es recomponer el financiamiento educativo», afirmó el presidente. Para ello enumeró una serie de compromisos que buscará alcanzar durante este año de gestión. Entre ellos, dijo, se incrementará el presupuesto de infraestructura, se profundizará la capacitación docente y se aumentará el cupo de las becas progresar.

También confirmó que se ampliará la inversión y distribución de notebooks y se trabajará en un «ambicioso programa de formación docente para mejorar las competencias digitales de nuestros maestros y maestras».

Tarifas: «Deben ser justas, razonables y asequibles»

El presidente enviará al Congreso un proyecto de ley que «declare la emergencia de servicios públicos y regulados con el objeto de desdolarizarlos definitivamente y adecuarlos en una economía en la que los ingresos son en pesos».

Las empresas productoras, transportadoras y distribuidoras «obtuvieron cuantiosas ganancias que en muchos casos terminaron el bolsillo de los accionistas sin que el Estado les exigiera un plan de inversiones para sostener la calidad de los servicios», denunció.

Cierre del discurso

«Vengo a proponerles que construyamos juntos un nuevo acuerdo para que la Argentina no recaiga más en un estado ausente. Aquello que las argentinas y los argentinos esperamos, un país justo, que crezca y distribuya la riqueza, donde haya trabajo y lugar para todas y todos, es posible. No sólo es posible. Vamos a construirlo».

«La pandemia nos enseñó que somos vulnerables y que cuidarnos es cuidar al otro. Podemos elegir ser meros observadores o actuar con valentía y sentar las nuevas bases de un mundo innovador. De esta pandemia tiene que salir una Argentina mejor. Es ahora o nunca», sostuvo Alberto Fernández.

Discurso completo: