El Municipio de Avellaneda reconoce a más de mil familias como propietarias de sus hogares

Por decisión del intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, el Municipio presentó el Documento Único de Ampliación de Derechos (DUAD), que tiene como objetivo formalizar y garantizar más derechos a ciudadanos que viven en barrios y viviendas sociales de la ciudad.

“Buscamos que cada vecino y vecina tenga las mismas oportunidades y los mismos derechos, por eso lanzamos este documento. Quien lo reciba dejará definitivamente la angustia e incertidumbre en cuanto a la propiedad de su vivienda, pudiendo ejercer plenamente todos los derechos que posee cualquier ciudadano que haya decidido planificar su vida en esta Ciudad”, explicó Ferraresi.

En Avellaneda hace años se ejecutan obras para la urbanización de barrios y recientemente se dictó la Ordenanza que crea un mecanismo jurídico novedoso para asegurar la Seguridad Jurídica de la Tenencia. Actualmente 1.035 familias ya recibieron el DUAD de los barrios Santo Domingo; Unidad y Lucha; 7 de Enero; 4 de Febrero; Barrio Azul; San Baltazar; Namuncurá; Ocantos; San Cayetano; Campana y Debenedetti y 15 de Octubre.

“A través del Documento Único de Ampliación de Derechos (DUAD) que permite a las familias que habitan barrios en procesos de regularización urbana y dominial contar con un instrumento administrativo otorgado por el Intendente que legitima la posesión del inmueble que habitan los vecinos de los barrios”, destacó coordinador del área, Luciano Scatolini.

A través del Programa de Integración de Barrios Informales, el Municipio prevé entregar aproximadamente 10.000 documentos a vecinos de más de 60 barrios, para terminar definitivamente con la informalidad.

La Nueva Agenda Urbana lanzada en 2016 por Naciones Unidas Hábitat, pone a los gobiernos locales en la necesidad de encontrar nuevas respuestas a viejos problemas. Uno de ellos es la informalidad en la tenencia de la tierra y la vivienda, que junto al aseguramiento del derecho al acceso a los servicios básicos son las causas estructurales de la pobreza urbana.

El Municipio reconoce a más de 1.000 familias como propietarias de sus hogares