El Papa Francisco pidió una «solución justa y pacífica» para el conflicto en Venezuela

El Pontífice se refirió a la crisis que atraviesa el país latinoamericano y expresó su temor por «el derramamiento de sangre». Además, abogó por una «solución justa y pacífica» de los conflictos políticos y sociales.

«Si yo entrara a decir hagan caso a estos países o a estos otros, me metería en un rol que no conozco, sería una imprudencia pastoral de mi parte y haría daño», afirmó Francisco en declaraciones periodísticas brindadas a bordo del avión que lo devolvió a Roma tras su viaje a Panamá.

El Papa subrayó que «las palabras (sobre la situación en Venezuela) las pensé y las repensé. Y creo que con eso expresé mi cercanía, lo que siento», y aclaró que «tengo que ser equilibrado. No me gusta la palabra equilibrado. Tengo que ser pastor. Y si necesitan ayuda, de común acuerdo, que la pidan. Eso sí».

«Yo sufro por lo que está pasando en Venezuela en este momento y por eso deseo que se pongan de acuerdo, no sé, tampoco ponerse de acuerdo (la expresión) está bien. Yo apoyo en estos momentos a todo el pueblo venezolano. Un pueblo que está sufriendo, incluso los que están de una parte y de otra, todo el pueblo sufre», afirmó el líder católico.