El regreso del “enemigo interno”

* Por Valeria Di Croce para Agencia Cadena del Sur

En el marco de una crisis económica, política y social ¿vuelve la R.A.M?

Con Facundo Jones Huala detenido en Esquel tras una huelga de hambre que puso en riesgo su vida; sin justificación para incrementar la cantidad de efectivos en la zona; con una provincia en crisis; con una protesta que lleva más de tres meses en Rawson (Carpa de la Dignidad de la mesa de Unidad Sindical); con ministerios y secretarías tomadas por los trabajadores; demoras en el pago salarial o pago escalonado y sin paritarias con acuerdo entre el gobierno provincial y los gremios, vuelve el “enemigo interno”.

Luego de que le adjudicaran a la R.A.M un atentado en la antena restrasmisora del Canal 7 de Rawson y la TV Pública ubicada a pocos kilómetros de la localidad de El Bolsón (Río Negro) el aparato del estado y los medios cómplices reactivan la justificación necesaria para impartir mano dura en la región.

Recordemos que de las 96 causas incluídas en el informe de la R.A.M presentadas en el informe del Ministerio de Seguridad por Patricia Bullrich, 84 no tienen autores identificados (NN). De las 12 restantes algunos ya fueron sobreseídos al comprobarse que se habían inventado pruebas, tal es el caso de los hermanos Pablo y Sergio Seguí, acusados de abigeato.

Dentro de las causas que la ministra de seguridad nacional pretendió adjudicar a la R.A.M. hay involucrados policías de la provincia de Chubut por abusos de autoridad, como el caso de  los efectivos que reprimieron a los miembros de la Pu Lof en resistencia Cushamen el 11 de enero de 2017.

Todo sucede a poco de que se concrete el G-20 y con una región en tensión y permanente disputa, la mano de Patricia Bullrich no pasa desapercibida (recordemos que hace menos de un mes se la vio junto a Pablo Noceti de regreso en la provincia recibidos por Arcioni con una sonrisa).

Luego de conocerse las imágenes del supuesto atentado que adjudican a la R.A.M el Gobernador hizo declaraciones a la prensa. A tono con la doctrina impuesta por la ministra de seguridad de la nación,  insisten en la estigmatización de un sector de las comunidades. Arcioni repudió el hecho y manifestó que “los violentos” días atrás “usaron a las madres de Plaza de Mayo”.

“Siguen ejerciendo la violencia para causar caos y miedo en la población. Días pasados usaron a las Madres de Plaza de Mayo, que los acompañaron en un reclamo y hoy vuelven a demostrar que no están dispuestos a un diálogo pacífico”, sostuvo en declaraciones  a la prensa.

“Con los verdaderos representantes de nuestros pueblos originarios hemos tenido diálogo en su lucha pacífica por defender la memoria de sus ancestros, pero la R.A.M y sus métodos violentos no representan los intereses de nuestros pueblos originarios” manifestó el mandatario.

La metodología se repite. En una zona militarizada, con llegada de más efectivos a la región, con acuerdo firmados y las comunidades vigiladas y hostigadas de manera permanente, el gobierno provincial y nacional vuelven a instalar que Resistencia Ancestral Mapuche “ataca” sin ser vista y deja mensajes violentos.

El mismo escenario que Julio de 2017, previo a la desaparición forzada de Santiago Maldonado.

Una provincia en crisis cuya respuesta política es reflotar la figura del “enemigo interno”.

Lamentables las declaraciones del gobernador, luego de haberle prometido a la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, que iba a interceder para que le permitieran al lonko Jones Huala realizar la ceremonia del año nuevo mapuche.

Hebe en la casa de Chubut