En el Hornos

Las explicaciones del juez Gustavo Hornos, presidente de la Cámara Federal de Casación Penal, sobre sus reuniones con Mauricio Macri en la Casa Rosada no resultaron creíbles para la Sala II de la Cámara de Casación Penal, presidida por Alejandro Slokar. Este jueves Hornos se presentó ante el tribunal para argumentar sus seis visitas al entonces presidente Mauricio Macri en la Casa de Gobierno por las que tiene una denuncia en su contra en el Consejo de la Magistratura. «Resulta imposible ignorar la responsabilidad intrínseca en la representación y conducción de un cuerpo colegiado -que maximiza la obligación de mantener una conducta irreprochable- habida cuenta que cualquier acto podría repercutir en la percepción sobre la propia Cámara y el resto de los jueces”, expresaron en un escrito los magistrados Slokar, Carlos A. Mahiques y Guillermo J. Yacobucci.

En un texto contundente, le recordaron a Hornos el “Valor 1. Independencia” de los “Principios de Bangalore sobre la Conducta Judicial” y le advirtieron que esos “estándares mínimos no pueden dejar de ser memorados cada día de los que se transite en el desempeño de la magistratura, tanto más para el ejercicio del gobierno de la jurisdicción que le fuera confiado”.

“Un juez no sólo estará libre de conexiones inapropiadas con los poderes ejecutivo y legislativo y de influencias inapropiadas por parte de los citados poderes, sino que también deberá tener apariencia de ser libre de las anteriores a los ojos de un observador razonable”, agregaron.

La denuncian fue presentada por los diputados del Frente de Todos Rodolfo Tailhade, Eduardo Valdés y Martín Soria que descubrieron que Hornos visitó a Mauricio Macri de manera contemporánea con el dictado de una sentencia en contra de Cristina Kirchner.