«Enfrentar a Clarín me costó la cárcel»

El exministro de Planificación Federal, Julio De Vido, brindó una extensa entrevista al programa #LaGarcía, que se emite en FM La Patriada, y resaltó que «somos muchos los que queremos que haya una reforma judicial en la Argentina». Además, consideró que un sector de la oposición tiene una «vocación destituyente» que se expresó en la marcha anticuarentena del pasado 17 de agosto.

De Vido enfatizó que fue «el único funcionario que tomó una medida contra Clarín en el marco de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual» y consideró que «eso me costó la cárcel».

El exministro se refirió a «la mafia del espionaje macrista» y afirmó que «el Dr. Villena fue desplazado de una forma muy oscura». «A la media hora de que fue desplazado, todos los detenidos por la causa de espionaje fueron liberados».

En tanto, aseguró que, si bien el Gobierno «tuvo un enorme apoyo en las PASO», en las generales «perdimos un 20% de los votos entre una elección y otra porque retrocedimos». «Es mentira que la gente no quiere que haya reforma redistributiva. Es un sector de la sociedad respaldado por oligopólicos económicos».

En otro tramo de la charla, De Vido indicó que «si no recuperamos los servicios públicos, si no desacoplamos precios de tarifas de servicios públicos, y no tenemos un esquema de recuperación del comercio exterior, no vamos a poder desacoplar los precios del mercado interno al dolar».

«En primer lugar no me considero oficialista del Frente de Todos, yo soy peronista. Me tocó participar en la última etapa viva del peronismo, que fue el gobierno de Néstor Kirchner y luego el de Cristina», aseguró.

Respecto al peronismo, De Vido consideró que atraviesa «una etapa turbulenta» y pidió dar «un gran debate». «Yo lo veo haciendo punta en ese debate a Alberto Rodríguez Saá. No me voy a borrar de ese debate. Aunque sea lo último que pueda hacer en mi vida política», completó.

Respecto a la situación de lxs presxs políticxs, De Vido reiteró el acompañamiento a Luis D’Elía y Milagro Sala, y dijo que «resulta insultante la relación que el Presidente maneja con el Gobernador Gerardo Morales, que es un carcelero».