Fernando Esteche, preso político

Organizaciones sociales, políticas y de Derechos Humanos se concentraron en inmediaciones de los tribunales de La Plata, en la intersección de las calles 8 y 56, en repudio al juicio por supuesta «apología del crimen» contra el dirigente Fernando Esteche. En conferencia de prensa, sus familiares calificaron al proceso judicial como «grotesco» y denunciaron que se apeló a «testigos falsos» y no se respetaron sus garantías constitucionales.

En diálogo con #LaGarcía, el padre Paco Oliveira, de Curas en la Opción por los Pobres, sostuvo que «este juicio es un apriete jurídico y mediático que es muy grave porque hay una persona que está presa por decir que no está de acuerdo con las políticas de este Gobierno». «Si fuera por eso, más de la mitad de este país debería estar presa», añadió.

Más tarde, al participar de una radio abierta organizada por el Foro por la Democracia y la Libertad de los Presos Políticos, el cura indicó que «cualquiera de nosotros podríamos estar presos por las palabras que dijo Fernando» y añadió que «intento luchar cada día contra este Gobierno porque estoy en las antípodas de su pensamiento».

«La situación que se está viviendo en los barrios es dramática. En estos momentos hay situaciones de dramatismo, yo vivo en un barrio donde tenemos la luz prepaga, como el celular. Tenés un aparatito que si titila en rojo y se te corta la luz si no tenés plata para pagar. Y muchos de mis vecinos no tienen plata para ir a recargar, o cuando lo hacen, recargan $50 porque más no tienen. Y el lugar que carga – aunque no debería – te cobra $15», relató.

Por su parte, la dirigente de la CTA, Estela Díaz, indicó que el juicio contra Esteche «es una muestra de la obsenidad del Poder Judicial y del despilfarro de los recursos públicos». «Están haciendo un juicio que es un absurdo: no tienen pruebas, no hay veracidad de los hechos», sostuvo la integrante del Comité por la Libertad de Milagro Sala, que a la vez denunció que «hay un Poder Judicial para perseguir oponentes políticos».

Durante la conferencia de prensa, desde la Liga Argentina por los Derechos del Hombre recordaron que «en Argentina hay más de 40 presos políticos y cada uno de ellos tiene construida una causa fraudulenta, con testigos falsos, sin respetar las garantías constitucionales ni el debido proceso”, advirtieron. Y agregaron: “En Argentina hace rato que la Justicia es una máscara para el poder y el derecho es un sueño de los que siguen creyendo en pajaritos de colores. Ninguno de nosotros es libre si Fernando está preso; no somos libres mientras haya un solo preso político en Argentina».

El juicio contra Esteche se basa en declaraciones que el dirigente social realizó durante un acto político del partido MILES en 2016. Allí había asegurado que el de Mauricio Macri «es un gobierno que va a caer, que vamos a ayudar a que se caiga, porque gobierna contra el pueblo».

A propósito de esos dichos, el fiscal Marcelo Romero presentó una denuncia de oficio contra Esteche por supuesta «apología del delito». La fiscal Victoria Huergo le pidió a la jueza Miriam Patricia Ermili que se cambie la carátula a «incitación a la violencia colectiva», un delito que prevé penas más graves de entre tres y seis años de prisión.

El exlider de Quebracho está detenido en Marcos Paz desde diciembre de 2017 por la causa que investiga el supuesto encubrimiento a lxs iraníes acusados del atentado a la mutual judía AMIA.