Impunidad Puf

El juez Juan María Ramos Padilla (p) le pidió a la Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura que inicie el proceso de remoción de Claudio Bonadío por haber incurrido en mal desempeño de sus funciones. Además, solicitó que se lo cite a declarar en el marco de la causa que investiga la llamada «Operación Puf», a la vez que instó a que se declare la nulidad de ese expediente.

Consultado sobre su presentación, Ramos Padilla le dijo a #LaGarcía que si Bonadío no lo llama a indagatoria «lo iré a buscar, ya no como imputado, sino como querellante». En su escrito , el magistrado requirió que «se fije audiencia en forma urgente a los fines de ejercer mis derechos, formular las aclaraciones y peticiones que estimo pertinentes para mi defensa y cese la persecución que se ha iniciado invadiendo mi intimidad y afectando mi buen nombre y honor».

Asimismo, reclamó que «se debe dejar en claro a qué apunta esta ilegal investigación»  y explicó que «aquellos que aparecen involucrados en un proceso penal que se tramita en el Juzgado Federal de Dolores buscan su impunidad mediante mecanismos ilícitos, sus relaciones con la Agencia Federal de Inteligencia y el abuso de sus funciones».

Ramos Padilla (p) hizo referencia, de esta forma, a la mediáticamente denominada «Operación Puf», cuya denuncia en sede judicial fue efectuada por la diputada macrista Elisa Carrió y que involucra al juez Alejo Ramos Padilla y a la senadora Cristina Fernández como integrantes de un complot tendiente a «derribar» la causa de las fotocopias de los cuadernos del exchofer Oscar Centeno. Las supuestas pruebas presentadas por la líder de la Coalición Cívica en la Justicia y en algunos medios de comunicación oficialistas se vinculan con escuchas ilegales a personas detenidas.

En este sentido, el juez Ramos Padilla (p) expresó en su presentación ante el Juzgado Federal Nº11 que existen «algunos elementos que hacen imposible» la continuidad de Bonadío «como juez de la causa» y mencionó que está «planteada la nulidad de todos los actos que se pudieren llevar a cabo por un juez que nunca debió asumir el conocimiento de estas actuaciones y cuya actuación se encuentra viciada desde sus inicios». Justamente, Bonadío fue denunciado en Dolores por su participación en las maniobras del falso abogado Marcelo D’Alessio.

Asimismo, Ramos Padilla (p) cuestionó que el fiscal en rebeldía Carlos Stornelli haya sido aceptado como querellante y que haya requerido «certificar mi presencia y la del Dr. Eduardo Valdés en un Centro Médico de Salud de la provincia de Entre Ríos». Esta investigación iniciada por Bonadío, consideró, abarca «un terreno peligroso en el que se podría ver afectada la vida íntima del magistrado que lleva la causa de Dolores y de este Juez de Cámara de la Capital Federal, en la medida en que en estas investigaciones se comience a analizar la conducta de padres, hijos, hermanos o familiares de aquel juez que los incomoda».

En base al requerimiento de Stornelli, Bonadío abrió una pesquisa para averiguar qué tratamiento siguió Ramos Padilla (p) en el Centro de Salud Vida Sana de Entre Ríos durante el 23 de enero y el 2 de febrero de este año. En el oficio librado a ese centro asistencial, el polémico juez pidió indagar también la concurrencia del exembajador en el Vaticano, Eduardo Valdés, y si hubo contacto entre ambos.

«La situación es realmente grave, porque estamos frente a un magistrado que no sólo carece de objetividad e imparcialidad, sino que con el objeto de encubrir y autoencubrirse incurre en un evidente mal desempeño, en la comisión de delitos y en una manifiesta arbitrariedad en el ejercicio de la función», indicó Ramos Padilla en su presentación.

En otro tramo, insistió en las críticas a Bonadío y sostuvo que «el modo de atender a su defensa en la causa que tramita en Dolores no puede ser a través de la promoción y tramitación irregular de un expediente en el que ‘los interesados’ actúan de manera promiscua como querellantes y como Juez».

Para Ramos Padilla (p), la intervención de Bonadío en el expediente promovido por Carrió «se torna escandalosa y hasta más grave que la del fiscal que se encuentra rebelde hace 5 meses en la causa de Dolores». Además, el magistrado se preguntó porqué los denunciantes en la Operación Puf no pidieron que se investigue también al fiscal de Dolores, Juan Pablo Curi, dado que él «formuló los requerimientos de instrucción y promovió el inicio de la investigación y continuó impulsándola a lo largo de todo el proceso –más allá de sus planteos de incompetencia territorial que fueron rechazados en todas las instancias-, intervención sin la cual no hubiera sido posible iniciar una investigación».

La presentación completa

escrito Bonadio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here