Kicillof y la provincia que deja Vidal: «Tierra arrasada»

El Gobernador electo de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, le pidió este lunes a María Eugenia Vidal que «gobierne con mucha responsabilidad» hasta el 10 de diciembre. El dirigente reiteró que «los indicadores de la provincia son pésimos» y sostuvo que «se ha producido una situación de tierra arrasada».

Acompañado por la próxima vicegobernadora, Verónica Magario, Kicillof aseveró que «el Presidente y la Gobernadora pasaron de lado la situación lamentable de la provincia» e insistió en que «los números son todos muy malos y preocupantes, a nivel nacional y provincial». «Pedimos que en este mes y medio la situación de la provincia se ponga blanco sobre negro», requirió el exministro de Economía, quien afirmó que le va a pedir a Vidal «un trabajo de transición para conocer toda la información» sobre el estado de la provincia: «Le vamos a pedir que se ocupe en este momento de transición de intentar resolver varios de los problemas nuevos que se crearon», indicó.

En otro tramo de la conferencia, Kicillof remarcó que el suyo «va a ser un Gobierno de gestión, no de marketing» y aseguró que «no lo van a ver por afiches, por trolls» sino que «van a ver a los Gobiernos municipales ayudando, colaborando y recuperando lo perdido». «No va ser un gobierno de agravios, de persecución, como se vivió estos años», completó.

Por su parte, Magario agregó que «es tiempo de terminar con esta grieta y estos odios que nos separan a los bonaerenses» y les dijo a lxs habitantes de la provincia que «viene un tiempo nuevo y sabemos de la responsabilidad». «Van a contar con un hombre y una mujer dispuestos a trabajar juntos y dispuestos a emprender esta nueva etapa», prometió.