“La Balacera de Azorpardo”: Día 2

Comenzó hoy la segunda audiencia en Jujuy de “La balacera de Azopardo”, el cuarto juicio contra Milagro Sala. El proceso comenzó en octubre de 2007, Milagro nunca fue mencionada en el expediente y fue imputada nueve años después a raíz de los dichos de uno de los imputados que había estado prófugo, fue encarcelado en 2016 y recuperó la libertad después de incriminar a la líder de la Tupac Amaru. Se la acusa de ser coautora de tentativa de homicidio agravado por pago contra Alberto Esteban Cardozo el 27 de octubre de 2007 en el barrio San Francisco de Álava de San Salvador. Aquél día, dos personas dispararon desde un Renault Clío Rojo contra Cardozo, que estaba en la calle, e hirieron a una nena de 11 años que estaba en la verdulería.

Paloma Álvarez Carreras, abogada de la líder de la Tupac Amaru, explicó que sólo se presentaron dos de los cinco testigos de la acusación que ni siquiera presenciaron la balacera que se investiga. “Había cinco testigos citados a declarar, solamente se presentaron dos policías que ni siquiera fueron testigos del hecho en sí mismo, sino de una situación que se dio de manera posterior. Un enfrentamiento de un grupo de personas que pasó a seis cuadras del lugar del hecho”, explicó la abogada a #LaGarcía.

Hay que recordar que los dos hombres del Clio Rojo, Fabián Ávila y Jorge Rafael Páes, fueron imputados por homicidio en grado de tentativa y permanecieron prófugos. Fabián Ávila fue detenido en julio de 2015 y Páes en febrero de 2016. Hasta ese momento nadie había nombrado a Milagro Sala hasta que le juez Pablo Pullén Llermanos se hizo cargo de la causa.

En la audiencia de hoy, Milagro Sala pidió la palabra para solicitar que no se superponga este juicio con el de “Pibes Villeros” dado que le genera un gran perjuicio a su salud. “Es un desgaste psicológico y también una situación de cansancio físico. Ayer culminamos la jornada 21.30, cerca de las 22 hs y hoy a las 8.30 tuvimos que iniciar esta nueva audiencia. Dos presentaciones en menos de 24 horas”, explicó Álvarez Carreras.

Ayer, durante la audiencia por la causa “Pibes Villeros” las hermanas Condorí denunciaron que fueron presionadas por funcionarios del gobierno de Morales para que denunciaran a Graciela López, otra de las imputadas, a cambio de su libertad.


Producción y realización: Sabrina Roth
Edición: Marta Correa
Publicación y administración en redes: Silvina Rouvier, Emanuel Herrera y equipo web

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here