La CGT y lxs industrialxs marcharon en defensa de la producción nacional

La CGT, junto a organizaciones PyME y sindicatos protestaron en las calles porteñas para expresar su rechazo a la los despidos masivos y para rechazar la apertura indiscriminada de las importaciones. Los manifestantes marcharon por la Av. Belgrano hasta el Ministerio de la Producción y denunciaron que “la presión sobre los salarios al tiempo que se liberaban tarifas y precios destruyó el poder de compra de los salarios y el conjunto de desaciertos provocaron esta verdadera bomba social con escasos precedentes en nuestra historia reciente”.

La columna, encabezada por los secretarios generales de la Central Obrera, Héctor Daer y Carlos Acuña, contó con la participación de los trabajadorxs metalúrgicxs de la UOM, de Molineros, sindicatos de Alimentación, Papeleros, Lecheros y Ladrilleros, que desplegaron una bandera que clamaba “en defensa de la Industria Nacional y el Empleo”.

En un documento entregado en la sede el Ministerio de Producción ubicada en Diagonal Norte al 600, plantearon ocho puntos específicos y le reclamaron a Dante Sica su “urgente intervención” para evitar que la crisis industrial se profundice.

El plan de ocho puntos incluye el sostenimiento de los puestos laborales, la defensa de la producción nacional, el otorgamiento de líneas de créditos subsidiados para las PyMEs, el financiamiento a la educación en todos sus niveles y que se retrotaigan las tarifas de todos los servicios públicos a 2017. También pidieron por la reconstrucción del poder adquisitivo de los salarios, las jubilaciones y los beneficios sociales, a la vez que instaron a que se destinen recursos adicionales para el financiamiento de la salud, que se cree un programa nacional de viviendas populares.

Desde APYME, una de las organizaciones que nuclea a los pequeños y medianos empresarios argentinos, instaron “al empresariado nacional y Pyme a unirse en el reclamo de un cambio drástico de rumbo, impulsar la emergencia productiva y debatir propuestas alternativas junto con los trabajadores y demás sectores actualmente perjudicados con el fin de reconstruir el entramado industrial, del comercio local y las economías regionales”. “Las Pymes son las primeras afectadas por las políticas recesivas y las últimas en despedir personal, ya que cuando cierran sus puertas lo hacen junto con los trabajadores”, resaltaron.