La cooperativa puede con la basura

El decreto 591/2019, firmado la semana pasada por el presidente Mauricio Macri, el jefe de Gabinete Marcos Peña y el ministro de Producción y Trabajo Dante Sica, puso en alerta a recicladores e integrantes de cooperativas de cartoneros, que advirtieron por las consecuencias ambientales de la flexibilización del ingreso de residuos. Es que con la nueva disposición, que modifica la ley de Residuos Peligrosos, se eliminarían los certificados de inocuidad de las “sustancias y objetos” que son remitidos desde el exterior. Específicamente, el decreto menciona “desechos de papel y cartón, la chatarra ferrosa, la chatarra de aluminio, los desechos de material plástico y el cascote de vidrio, entre otros” elementos.

A propósito de la polémica suscitada a partir de la publicación del nuevo reglamento en el Boletín Oficial, #LaGarcía se comunicó con Julio Kike Rojas, uno de los referentes de la Cooperativa de Trabajo “Paraje Duilio” de la ciudad bonaerense de Lezama, que entre una de sus principales tareas desarrolla la gestión integral de residuos y se propuso conocer su opinión frente a este tema y conocer la experiencia de este emprendimiento. “Es una locura porque nos pueden mandar cualquier cosa”, sostuvo en declaraciones al programa #Tranqui120 que se emite en la Radio Estación Sur FM91.7 de La Plata.

El dirigente indicó que los recicladores “esperamos que alguien presente un recurso de amparo o algo que impida que esto suceda” y consideró que la decisión del Gobierno es parte de “un plan sistemático porque exterminaron la cadena de comercialización de nuestra cooperativa y ahora tenemos que venderles a grandes empresas, que son las únicas que quedaron en pie, o a multinacionales que con este decreto van a conseguir el material más barato de afuera y van a exterminar al reciclador urbano”.

La cooperativa Duilio se constituyó en 2012, en momentos en que, según explica Kike, “había más o menos 35 familias en el basural de Lezama”. “Hoy podemos decir con orgullo que en ya no hay más gente en el basural y no hay gente cirujeando en la calle”, destacó.

Enmarcados en la lógica de la Economía Social y Solidaria, desde Duilio se propusieron “demostrar que la inclusión social no es imposible, ni difícil, sino que muchas veces hay poca intención política de llevarla a cabo”. “La basura en sí misma es un recurso que genera mucho empleo, mucha inserción social y muchos recursos para poder seguir trabajando”, comentó Kike.

Más allá de sus inicios vinculados a los residuos, esta cooperativa de Lezama ha conseguido ampliar su campo de acción, “ha crecido exponencialmente” y se ha convertido “en una verdadera generadora de empleo”. “Nosotros empezamos separando basura en el basural, pero era muy poca la gente a la que le gustaba hacer ese trabajo. La mayoría lo hacía más por obligación o por la necesidad del momento”, indicó Rojas.

El referente de Duilio relató que “de ahí nos fuimos ampliando según los saberes de cada uno de los integrantes de la cooperativa” y enumeró los diferentes servicios que prestan en la actualidad: “Tenemos una herrería, casi metalúrgica, desde donde se hacen trabajos importantes en materia de maquinaria agrícola hasta elementos que pueden ser decorativo o la reja de una puerta; después tenemos un aserradero-maderera, donde desmontamos, aserramos la madera y hacemos un mueble, un implemento para el campo o una artesanía para aprovechar casi el 95% de la madera” .

Y aún hay más: “También tenemos un área de espacios verdes, donde tenemos maquinaria para atender a barrios cerrados, hacer mantenimiento de rutas o espacios públicos para algún municipio que lo necesite; también tenemos una fábrica de premoldeados…”. “Es una lista interminable porque son interminables las ganas de trabajar de los compañeros”, resaltó Kike.

La experiencia de Duilio, destacó su referente, sirve para ejemplificar que la Economía Social aporta elementos que permiten resistir al neoliberalismo, no sin afrontar dificultades. “Hoy tenemos una estructura de la cooperativa muy fuerte, que ni siquiera el macrismo con las locuras que ha hecho contra nuestro trabajo ha podido vencer y hemos seguido creciendo a pesar del desastre que hizo este Gobierno. Pero no es el crecimiento que ansiamos, porque el crecimiento de las cooperativas, a diferencia que en cualquier empresa, es con más compañeros trabajando y con no más plata en los bolsillos. Nosotros vemos la plata como un medio para llegar a un fin, que es el trabajo”, indicó.

A su vez, Kike explicó que “la ganancia en nuestra cooperativa la medimos con el trabajo que entregamos” y reconoció que “hemos crecido en infraestructura en este tiempo para poder sostenernos y no perder las cosas, pero en empleo nos hemos estancado”. “Veníamos creciendo paulatinamente durante el Gobierno anterior, pero desde que asumió Macri hemos ajustado cinturones y ganamos menos, pero sostenemos las fuentes de empleo. Eso se ve en la organización que hemos logrado”, acotó.

En tanto, añadió que “somos muchas cooperativas las que hemos sobrevivido al macrismo, que demostramos que podemos dar pelea, pero también queremos ser la opción de empleo para sacar a nuestro país adelante, porque las grandes empresas no ven la solución para los trabajadores, sino para los bolsillos de ellos normalmente, porque miden sus ganancias en dinero para poder llevárselo al exterior o guardárselo en una caja de seguridad. Nosotros las ganancias las medimos en cantidad de trabajadores trabajando y todos los días estamos pensando en algo nuevo para poder integrar a algún compañero nuevo a la cooperativa”.

Para Kike, “en la coyuntura que se viene, donde toda la política va a estar interpelada después de este desastre que ha hecho Macri, las cooperativas pueden representar una opción como creadoras reales de empleo”. “Muchos dicen que somos una Pyme, yo digo que no. La diferencia es que nosotros somos asociativos, tenemos una ideología política de defender el mercado interno, el trabajo del que menos tiene, y además las ganancias las contamos con el crecimiento del empleo, no con las ganancias económicas”, insistió.

Desde Duilio, más allá de relatar su historia, consideraron fundamental expresar su rechazo al decreto presidencial que habilita el ingreso discrecional de basura y alertaron por las consecuencias ambientales. “Este no es un problema sólo de los cooperativistas, sino que es un problema del Pueblo en su conjunto. Queremos repudiar totalmente esto porque no sabemos lo que va a venir. China dejó de recibir lo que les mandaba EEUU en plástico porque mandaba más contaminante de que plástico”, recordó Kike, quien consideró que los recicladores “deberíamos empezar a organizarnos en serio, juntarnos todos los que están desparramados en nuestros país para poder frenar estas cosas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here