La política de lo sensible

La precandidata a vicepresidenta por el Frente de Todxs, Cristina Fernández de Kirchner, participó del 13º Encuentro Nacional de trabajadoras bancarias y llamó «a todas las mujeres a cambiar esta historia que estamos viviendo porque nuestros hijos y nuestros nietos merecen otro país». La expresidenta sostuvo que «los dos colectivos más agredidos por estas políticas son las mujeres y los jóvenes».

«Me preocupa la falta de sensibilidad. Es hora de que en la política se vuelva a hablar de sentimientos, de sensibilidad. Se puede ser muy capaz, pero si no te importa un corno lo que le pasa a la otra o al otro, de qué sirve esa capacidad», afirmó. A su vez, la senadora instó a que «todos hagamos el esfuerzo de persuadir, de hablar» de cara a las elecciones. En este marco, aseguró que tiene «grandes esperanzas y expectativas»: «Es necesario volver a tener capacidad y sensibilidad en la Casa Rosada», subrayó.

El secretario general de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, antecedió a CFK en el uso de la palabra y destacó el valor de la decisión de Cristina de ser candidata a vicepresidenta. «Recién Sergio cuando mencionaste mi actitud de integrar en segundo término la fórmula hablaste de responsabilidad institucional. Yo quiero agregarle algo: responsabilidad histórica. Siempre he dicho que entre las tapas de los diarios y la historia, me quedo con la historia», agregó Cristina.

«Me siento despojada de cualquier tipo de vanidad y de ambiciones, que debo ayudar absolutamente para volver a unir a los argentinos y que finalmente podamos retornar en la patria a un tiempo de crecimiento. Y también de felicidad», puntualizó.

Durante su discurso, Cristina también se refirió a las largas colas de aspirantes para ocupar los 150 puestos de guardiacárcel en el Penal de Olmos y opinó que «no parece nada vocacional» sino «algo trágico».