La Solidaridad no empieza por Bolivia

Luego de que la delegación Argentina en Solidaridad con Bolivia fuera retenida anoche en el Aeropuerto Viru Viru en Santa Cruz de la Sierra, el ministro de gobierno los amenazó ante los medios. “Tengan cuidado, los estamos siguiendo, sabemos lo que están haciendo”, afirmó.

Anoche, cuando la delegación llegó al aeropuerto, las autoridades aduaneras separaron a 14 miembros y los interrogaron durante varias horas. Desde la CTEP indicaron que Juan Grabois, Pablo Pimentel, Marianela Navarro, Pablo Garciarena, Gabi Carpineti, Vicky Freire, Natalia Zaracho, Federico Fagioli y Cristina Vera Livitsanos fueron indagados de manera hostil. Además, otro grupo de argentinos que esperaban a sus compañeros fueron increpados por seguidores del golpista Fernando Camacho.

“Fueron separados de la delegación y sometidos a una indagatoria exhaustiva, en un contexto de mucho hostigamiento. Esperaron horas hasta poder continuar con su viaje hacia La Paz en compañía del consulado de Argentina”, indicaron desde la CTEP.

Esta mañana, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, amenazó a los “extranjeros que llegan al país”. “Los extranjeros que llegan como blancas palomitas a tratar de incendiar el país, que anden con cuidado. Tengan cuidado, los estamos mirando, los estamos siguiendo, sabemos lo que están haciendo. En el primer paso en falso que den tratando de hacer terrorismo o sedición, se van a ver con la policía”, declaró el ministro de facto ante los medios.

La comisión de dirigentes sociales, académicos, sindicales, ambientales y de Derechos Humanos junto a 10 abogados de organismos llegaron a Bolivia para reunirse “con movimientos sociales y familiares de los asesinados, mutilados y desaparecidos” durante el golpe de Estado.

1 Comentario

  1. Dicen que soy pagano Oración a la Pachamama

    ¡Pachamama! ¡Pachamama!
    Ayuda mi entender,
    que llevo días llorando,
    por cosas que hoy suceden
    y no logro yo comprender.

    ¡Pachamama! ¡Pachamama!
    ¡En mi Bolivia bendita,
    me dicen que soy pagano,
    solo por mal ofender!

    ¿Es que no saben acaso,
    que el Cristo está en mi fe?
    ¿Y que en tiempos de Challa,
    yo he jugado con él?
    Y juntos esparcimos flores,
    para bien agradecer.

    ¡Pachamama! ¡Pachamama!
    ¡En mi Bolivia bendita,
    me dicen que soy pagano,
    solo por mal ofender!

    ¿Y tus manos generosas,
    cómo no agradecer?
    Si alimento y abrigo,
    nos das en tu proveer.
    Y ultimito litio blanco,
    nos has regalado para bien.

    Te ha ayudado Ekeko,
    eso lo puedo entender.
    Pero como apacentar,
    a los que mal nos odian,
    no alcanzo en mi saber.

    ¡Pachamama! ¡Pachamama!
    ¡En mi Bolivia bendita,
    me dicen que soy pagano,
    solo por mal ofender!

    ¿Es que no saben acaso,
    que en tu infinita bondad,
    nos enseñaste que el sumar
    siempre agiganta la fe?

    Sincretismo como lo llaman,
    los sabios del buen saber

    De esto que aquí afirmo,
    la Virgen de La Candelaria,
    me asiste en la razón,
    cuando por vivir con Supay
    nos regala su perdón.

    ¡Pachamama! ¡Pachamama!
    Ayuda mi entender,
    que llevo días llorando,
    por cosas que hoy suceden
    y no logro yo comprender.

    Es que los Diablos del vicio,
    que mataron a Jesús,
    con armas a nuestro pueblo
    le está cargando la cruz.

    Son hombres y mujeres,
    de nuestra amada nación,
    Cristos que padecen la pena,
    que ahorita unidos implantan,
    el invasor y el traidor…

    Po las calles de mi Bolivia
    con muchos marchando voy,
    soy el indígena originario,
    campesino Boliviano,
    soldado que se revela contra el diablo represor.

    ¡Pachamama! ¡Pachamama!
    Ayuda mi entender,
    que llevo días llorando,
    por cosas que hoy suceden
    y no logro yo comprender.

    ¿Es que acaso incomoda
    que tanta cosas nos des?
    Alimento y abrigo,
    de tu generoso proveer.
    Y ultimito litio blanco,
    nos has regalado para bien.

    Y al mando de tanto diablos,
    viene la mala bruja,
    ¡Qué vergüenza de mujer!
    Ordenando matar al pueblo,
    ¡No lo puedo entender!

    Por las calles de mi Bolivia,
    llevando mi Wiphala,
    nuevamente marcharé,
    y si en esta lucha, es mi destino,
    para siempre aquí caer.

    ¡Pachamama en guerrero,
    déjame, por favor, volver!

    Quiero cuidar las cosas,
    que tus manos generosas,
    nos han venido a proveer.
    Alimento, abrigo,
    y ahorita el litio blanco
    que nos regalas para bien.

    ¡Pachamama! ¡Pachamama!
    Líbranos de este calvario,
    y de los diablos del vicio,
    guiados por la mala mujer…

    ¡Sepúltalos en vergüenza!
    ¡Que lo justo, justo es!

    ¡Pachamama! ¡Pachamama!
    ¡Que cuando sea la Challa,
    quiero con Jesús volver!
    ¡Queremos esparcir flores
    para bien agradecer!

    Miguel Angel Funes
    Argentina
    Todos los Derechos Reservados

    Pachamama: Madre tierra
    Ekeko: Dios de la abundancia
    Supay: Diablo bueno
    Creencia: La Virgen de la Candelaria perdona a los que andan con Supay
    Challa: Fiesta de Carnaval.
    Wiphala: Símbolo milenario que representa a los pueblos originarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here