Las causas de la muerte de Diego Maradona

Se conocieron los estudios toxicológicos que realizó la Policía Científica sobre la orina y la sangre de Diego Armando Maradona. No se encontraron rastros ni de alcohol ni de drogas en el organismo del exjugador fallecido el pasado 25 de Noviembre. Se detectó la presencia de psicofármacos, drogas que pueden ser contraproducentes en pacientes con afecciones cardíacas.

La autopsia forense determinó que el exentrenador de Gimnasia de La Plata murió como consecuencia de un «edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada» y descubrieron en su corazón una «miocardiopatía dilatada».

Según la Agencia Télam, de los psicofármacos detectados, la venlafaxina es una droga antidepresiva que se utilizan para tratar trastornos de ansiedad. La quetiapina es un antispicótico también usado para cuadros de depresión grave y algunas adicciones. El levetiracetam es un antiepiléptico que actúa sobre el sistema nervioso central. La naltrexona bloquea el efecto de los medicamentos opiáceos y se usa para evitar la abstinencia al alcohol.

En relación a los estudios complementarios histopatológicos, la Fiscalía General de San Isidro precisó que Maradona tenía cuadros compatibles con cirrosis hepática, necrosis tubular aguda asociado a patología renal crónica, miocardiofibrosis, fibrosis subendocárdica y áreas sugestivas de isquemia aguda.

También se evidenció ateromatosis coronaria calcificada no oclusiva, pulmón de características asfícticas asociadas a patología pulmonar crónica reagudizada y la presencia de siderófagos que podrían ser compatibles con cuadro de insuficiencia cardíaca.