Las presiones de Larreta, en la mira de la Justicia

El fiscal con competencia electoral Jorge Di Lello comenzó una investigación de oficio por la denuncia de trabajadorxs del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires presionados para hacer campaña por Juntos por el Cambio. Hace un mes, dos empleadas habían contado en Página 12 que el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta las obligaba a participar de timbreos, actividades en los call center, volanteadas y charlas con vecinxs.

Las dos trabajadoras que dieron a conocer las presiones en el Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño ratificaron ayer sus dichos.Florencia Rodríguez y Lucía Sánchez Vilar, empleadas del Autódromo que se negaron a participar de ese tipo de actividades declararon en sede judicial. Ambas están afiliadas a ATE (Asociación de Trabajadores del Estado) y tienen un contrato eventual que se renueva en diciembre.

“En esa época se hicieron reuniones con todo el equipo en las que se nos indicaba que por ‘órdenes de arriba’ teníamos que participar de actividades de campaña: volanteadas, actos políticos, timbreos, presencias en los calle center”, contó Florencia al diario. Lucía Sánchez brindó un testimonio similar: “Me pidieron ir a volantear, como a todos los del autódromo. Boleta completa con Macri y sólo boletas de Larreta. Y a todos nos amenazaron con echarnos si no lo hacíamos (…) Nos empezamos a dar cuenta de que había testimonios similares tanto en Nación, como en Provincia, como en las intendencias. En municipios como Lanús, Quilmes, Morón y San Miguel pasa lo mismo”.

Los hechos de los testimonios contradicen el artículo 24 de la Ley 25.164 , que establece “la prohibición para los empleados públicos de valerse directa o indirectamente de facultades o prerrogativas inherentes a sus funciones para fines ajenos dicha función o para realizar proselitismo o acción política”.