LATAM, vaciamiento y extranjerización laboral

Personal aeronáutico de la filial argentina de Latam se moviliza en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza para protestar «contra el vaciamiento» de la empresa y los planes de «flexibilización laboral y degradación de los estándares de seguridad a bordo». Desde hoy por la mañana se manifiestan en la entrada de la Terminal A para denunciar que la empresa está ofreciendo retiros voluntarios y “reemplazando a las tripulaciones argentinas por tripulaciones de otras filiales”.

Les trabajadores indicaron que tras el anuncio del regreso de los vuelos de cabotaje realizado la semana pasada por el ministro de Transporte, Mario Meoni, el conglomerado busca flexibilizar las condiciones laborales y despedir a quienes reclaman por sus derechos. La coordinadora Red Sindical LATAM para la Federación Internacional del Transporte, Dina Feller, denunció que hay personal al que le prohibieron el ingreso a su trabajo. “A los trabajadores y trabajadoras de Ezeiza no los han dejado entrar para cumplir sus funciones y les han dicho que la única posibilidad de continuidad laboral es a través de un plan de retiro voluntario. Que tienen que agarrar el dinero e irse, no hay trabajo para ellos. Queremos una respuesta por eso nos manifestamos”, afirmó la delegada en diálogo con #LaGarcía.

Esta manifestación presencial es parte de un plan de lucha que la semana pasada tuvo una protesta en formato de caravana desde varios puntos sobre las Autopistas Riccheri y General Paz, en dirección a Ezeiza. “El retorno a las actividades por los vuelos de cabotaje que anunció el ministro Meoni es sin nosotras. Esto es parte del plan de vaciamiento de la filial local de LAN Argentina donde decidieron continuar las operaciones de la empresa tal como lo tenían previsto, pero sin aquellas trabajadoras y trabajadores que quieren condiciones dignas de trabajo”, agregó Feller.

Además, denunció un “cuadro de extranjerización del trabajo” y de incumplimiento de las normativas de seguridad. “Dispusieron que el despacho de los vuelos se realice de forma remota, generando un nuevo alerta de Seguridad Operacional que esperamos que las autoridades revisen y frenen de forma inmediata. Asimismo, llamamos a un estado de alerta frente a las modificaciones propuestas de las normas que regulan los tiempos máximos de servicio y mínimos de descanso de los Tripulantes de Cabina. Los cambios propuestos implican serios riesgos en la seguridad operacional, graves consecuencias en la salud aeromédica y flexibilización laboral, con la consiguiente pérdida de cientos de puestos de trabajo. En la propuesta que han presentado el Estado pierde capacidad de regulación, fiscalización y control”, explicaron desde la Red Sindical a través de un comunicado.