Lenín Moreno en su laberinto

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, decretó este jueves «el estado de excepción a nivel nacional» con el objetivo «de precautelar la seguridad ciudadana y evitar el caos» en medio de las movilizaciones que rechazan las medidas de ajuste que su Gobierno tomó en el marco del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Justamente, lxs ciudadanxs rechazan la reciente quita de los subsidios a los combustibles.

En un discurso pronunciado desde el Palacio de Carondelet, el mandatario resaltó que «los derechos se exigen sin perjudicar a los que verdaderamente son fundamentales para el progreso del país, la generación de trabajo, la educación, la libre movilidad, la seguridad de las personas». Además, insistió en que desde su gestión están «dispuestos a ceder espacios que no comprometan, bajo ninguna circunstancia la ética y la moral, la transparencia con la que se ha conducido siempre este Gobierno».

El rechazo en las calles a las políticas de ajuste de Moreno se agudizaron luego de que el martes el Gobierno ecuatoriano decretara la eliminación de los subsidios al diésel y a la gasolina «extra», liberalizando el precio de los combustibles en función de los valores internacionales. De esta manera, se avizora una fuerte suba en los costos de las naftas, que podrían pasar de 1,03 dólares a 2,27 en el diésel y de 1,85 dólares a 2,30 en la gasolina extra.

En las últimas horas del miércoles, se registraron largas filas en las estaciones de servicios delas principales ciudades de Ecuador. donde miles de automovilistas buscaban abastecerse de combustibles antes de que entrara en vigencia el decreto, previsto para las 0 de hoy jueves. En la tarde, en tanto, se registraron saqueos en el sur de Guayaquil.

Desde el bloque de Revolución Ciudadana, el partido referenciado en el expresidente Rafael Correa, instaron a «los asambleístas de todas las bancadas» a que «se convoque de manera urgente a una sesión extraordinaria para que el pleno de la Asamblea trate como único punto del Orden del Día el paquetazo de Moreno, la grave crisis política y la conmoción interna a la que nos ha llevado este Gobierno». En este sentido, la legisladora Gabriela Rivadeneira llamó a la oposición a «hacerse eco» del reclamo ciudadano y propuso la destitución de Lenín Moreno y el consecuente llamado a elecciones anticipadas.

«El ‘paquetazo’ económico, decidido por Moreno implica entre distintas medidas, una disminución de salarios a empleados públicos en un 20%, la intención de privatizar aportes jubilatorios y reducción de las mismas, el recorte de un día de trabajo a los empleados de empresas públicas, la quita de subsidios a la gasolina y diésel y la liberalización del valor de la misma (anuncio realizado el mismo día que decidió retirarse de la OPEP, cuando el Ecuador es un país petrolero lo que derivará en el aumento de precios de todo tipo de bienes, servicios y transporte), así como también se anunciaron la disminución de impuestos a sectores de grandes ingresos y la eliminación de impuestos a celulares, tablets, computadoras, maquinaria, tecnología, como una especie de TLC encubierto. Les recordamos que el régimen de Moreno se encuentra negociando con el FMI y se ha endeudado en un año lo que en el gobierno anterior se endeudó en 9 años», indicó la asambleista en un comunicado.

En el marco de un préstamo de 4200 millones de dólares otorgado por el Fondo Monetario Internacional, el Gobierno de Lenín Moreno aplicó una serie de políticas para cumplir con la demanda de reducción del gasto que exigió el organismo dirigido por Kristalina Georgieva. Estas medidas fueron consideradas un «paquetazo» por organizaciones sociales y sindicales, que tomaron las calles para expresar su descontento. También se sumaron estudiantes y dirigentes indígenas.

La ministra de Gobierno, María Paula Romo, argumentó este jueves que el estado de excepción anunciado por Moreno busca «garantizar el normal desenvolvimiento del país», luego de que la policía reprimiera algunas movilizaciones sociales. La funcionaria informó, además, que durante la jornada hubo 11 arrestadxs.

Por su parte, el ministro de Trabajo, Andrés Madero, dijo en declaraciones consignadas por el diario El Comercio que el Gobierno iniciará una mesa de diálogo «siempre y cuando se lo haga de manera respetuosa». «Escucharemos a todos los sectores siempre y cuando exista orden. Se deben respetar los derechos de todos», añadió.