Los delirios de Carrió

La diputada de Cambiemos Elisa Carrió estuvo ayer en Córdoba para acompañar al radical Mario Negri tras la derrota en las elecciones provinciales frente al actual gobernador Juan Schiaretti. Sin dar nombres, criticó al gobierno de Mauricio Macri y pidió “perdón por las metidas de pata”.

Tras conocerse los resultados, la legisladora habló en el centro de cómputos de Mario Negri y afirmó que “hubiera preferido que algún ministro del Interior acompañara más a los referentes de Cambiemos, y lo digo como fundadora de Cambiemos». Además usó comparaciones religiosas para justificar el resultado: «yo he sacado menos votos que Mario (Negri) y aprendí de eso. Dios poda el árbol para que dé más frutos». «Lo importante no es ser protagonista en los triunfos, porque Judas fue protagonista, pero el importante era Jesús», agregó.

En alusión a Ramón Mestre, intendente de Rio Cuarto y candidato a gobernador por la Unión Cívica Radical, Carrió sostuvo que «Córdoba jugó a la historia de Cambiemos, no jugó al resultado electoral de la gobernación. Córdoba jugó a que Cambiemos esté representada por personas decentes».

Por último, pidió disculpas por sus exabruptos, algo que también escribió en su cuenta de Twitter: “Vuelvo a pedir disculpas las metidas de pata y por algún error cometido, también a los periodistas”.

Uno de los escándalos de la jefa de la Coalición Cívica fue cuando, durante la campaña, dijo: «Gracias a Dios que murió [José Manuel] De la Sota, porque ahí sabrían qué es una denunciadora». Días más tarde, se enojó con un periodista en Río Cuarto que le pedía datos certeros sobre sus denuncias públicas con respecto al avance del narcotráfico en la provincia. «Ojalá no le pase nada a nadie de tu familia», le respondió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here