Los genocidas deben seguir en la cárcel

La Cámara Federal de Casación Penal rechazó este miércoles los pedidos de arresto domiciliario formulados por las defensas del represor Alfredo Astiz y otros cinco condenados a prisión perpetua por delitos cometidos durante la última dictadura militar en las causas ESMA II y ESMA unificada.

En una serie de fallos emitidos por la Sala II de la Casación, los jueces declararon inadmisibles los planteos formulados por las defensas de Astiz, Ricardo Miguel Cavallo, Adolfo Miguel Donda, Alberto Eduardo González y Antonio Pernías, y de esta forma se confirmaron las decisiones del Tribunal Oral en lo Criminal Federal 5, que había rechazado sus prisiones domiciliarias, pedidas en el marco de la pandemia.

Los acusados que solicitaron el beneficio de la prisión domiciliaria fueron juzgados y condenados por más de 700 hechos cometidos en la Escuela de Mecánica de la Armada durante la última dictadura cívico militar.

Entre los delitos cometidos por estos condenados se encuentran el homicidio del periodista Rodolfo Walsh y los sucesos conocidos como “Iglesia de la Santa Cruz”, que damnificaron a familiares y allegados de desaparecidos que trabajaron en su búsqueda, dirigidos por las religiosas francesas Anne Marie Jeanne Domon y Leonnine Henriette Duquet.

En el fallo referido a la petición del genocida Astiz, que se adjunta a continuación, el juez Alejandro Slokar explicó que «se debe meritar con extrema prudencia y carácter sumamente restrictivo la aplicabilidad» de las medidas como la prisión domiciliaria «en supuestos delitos graves, conforme normas constitucionales, convencionales y de derecho interno, según la interpretación que el órgano jurisdiccional haga en cada caso».

Por su parte, los jueces Carlos Mahíques y Guillermo Yacobucci coincidieron en que «si se repara en el contenido del informe médico mencionado y en los mecanismos preventivos y sanitarios adoptados dentro de la unidad carcelaria donde Astiz cumple detención, se advierte que guardan adecuado correlato con los criterios sugeridos en las acordadas Nº3/20 y 9/20 de este cuerpo».

421-20 ASTIZ

«Los crimenes de esta laya resultan imprescriptibles, no pasibles de indulto ni amnistía, tampoco puede conmutarse o reducirse la respuesta punitiva impuesta, pues se ingresaría nuevamente en un pasaje de impunidad», subrayó Slokar.

El fallo contra Cavallo
422-20 CAVALLO

El fallo contra Adolfo Donda
423-20 DONDA

El fallo contra Antonio Pernías
425-20 PERNIAS

El fallo contra Alberto González
424-20 GONZALEZ