Los muchachos de D’Alessio

El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, dictó este viernes los procesamientos sin prisión preventiva contra Eduardo Ariel Menchi y Mariano Rubén Díaz, ambos vinculados con el falso abogado Marcelo D’Alessio. Mientras el primero está sospechado de actuar como «cobrador» del espía, el segundo simulaba ser un empleado de seguridad de la DEA y de la embajada de Estados Unidos.

En su resolución, Ramos Padilla menciona que los dos precesados intervinieron en las maniobras de extorsión contra el exgerente de PDVSA, Gonzalo Brusa Dovat, y el empresario agropecuario Pedro Etchebest. De hecho, ambos fueron los encargados de trasladar al exmiembro de la petrolera venezolana ante varixs periodistas, entre lxs que se destaca el editorialista de Clarín, Daniel Santoro, que en los próximos días deberá declarar en los tribunales de Dolores. También lo transportaron al despacho del fiscal federal Carlos Stornelli, en el marco de un supuesto «protocolo de seguridad» digitado por D’Alessio.

En términos judiciales, a Eduardo Menchi lo procesaron como integrante de una «asociación ilícita dedicada al espionaje ilegal y extorsión en perjuicio de Pedro Etchebest en carácter de partícipe secundario y coacción en perjuicio de Gonzalo Brusa Dovat, en carácter de partícipe necesario». Si bien a Mariano Díaz no le imputan la figura de asociación ilícita, su procesamiento fue por los mismos cargos.

Según Ramos Padilla, la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) podría haberse involucrado a través de Pablo Pinamonti y el expolicía  Ricardo Bogoliuk, en el marco de un proyecto denominado «AMBA», destinado a realizar tareas de espionaje en territorio bonaerense.

La resolución completa
1004