Lxs que aprobaron el pago a los Fondos Buitres, que se hagan cargo

El senador Marcelo Fuentes adelantó que el bloque kirchnerista rechazará el proyecto de “reperfilamiento” de los vencimientos de la deuda y aseguró que “el Presupuesto 2020 no se va a tratar con la actual conformación del cuerpo legislativo”. Además, reclamó que “en algún momento habrá que discutir” sobre “el acompañamiento” de algunos sectores de la oposición a la derogación de la ley de Pago Soberano, “que destruyó toda la doctrina sostenida por la Argentina respecto de la potestad de renegociar la deuda por parte de los Estados”. “En la crisis de Chubut se mezclan dos cosas: la decisión local de endeudarse desproporcionadamente en el mercado internacional y el salvaje ajuste del Ejecutivo”, indicó en declaraciones al programa #Tranqui120 que se emite en Radio Estación Sur FM91.7.

El legislador por Neuquén indicó que “en principio, el Presupuesto no se va a tratar con la actual conformación del cuerpo legislativo” y que, en todo caso, su tratamiento, “se verá después de las elecciones”. “Y el reperfilamiento, menos. Eso no se va a tratar. Que vengan ahora después de haber endeudado el país de una manera atroz sin haber pasado nunca por el Congreso, en violación de la Constitución… Ni siquiera hemos tenido acceso a la documentación del préstamo del Fondo Monetario Internacional y ahora nos convocan a noso-tros a estudiar el reperfilamiento…”, se quejó.

Asimismo, advirtió que el Gobierno intentó colar en la sesión en la que se aprobó la Emergencia Alimentaria un proyecto para aprobar “la autorización para la entrada y salida de tropas del país”, lo que fue rechazado por la oposición. “Eso es lo que se llama la ‘ley cazabobos’, como (sucedió con) la Reparación Histórica. Ahí había dos muchachos que se entusiasmaron, (Marcos) Peña y (Miguel) Pichetto, que desarrollaron textos ‘cazabobos’”, recordó.

En este punto, apuntó contra los senadores que acompañaron algunas iniciativas del oficialismo: “No seamos ingenuos tampoco, hubo acompañamiento y eso es algo que en algún momento habrá que discutir: la derogación de la ley de Pago Soberano, que destruyó toda la doctrina sostenida por la Argentina respecto de la potestad de renegociar la deuda por parte de los Estados y que fuera votada mayoritariamente en la Asamblea de las Naciones Unidas. Con eso tiramos todo eso al garete para pagarle a (el fallecido juez norteamericano Thomas) Griesa e iniciar un nuevo ciclo de endeudamiento. Eso no hubiera sido posible si no hubiera habi-do un acompañamiento de los votos de los legisladores. Entonces, no es solamente un Gobierno”, fustigó.

Igualmente, no descartó confluir en una misma bancada con las restantes fuerzas peronistas: “Con la proclamación de la fórmula Fernández-Fernández se inició una etapa que, en la medida en que los Gobernadores se fueron referenciando con esa fórmula, los senadores (del PJ y del FPV) se iban a ir acercando; con el triunfo en las PASO ese proceso se aceleró, y es evidente que después de octubre tiene que haber una mecánica que ya se vio en la sesión del miércoles pasado, donde hubo una coordinación con el senador (Carlos) Caserio sobre el desarrollo de la jornada legislativa. ¿Cómo va a ser esa síntesis? Se estudiará si será un interbloque o si es un solo bloque, pero eso será más adelante, no ahora”, explicó.

De cara a un eventual Gobierno de Alberto Fernández, el senador kirchnerista reconoció que el contexto “va a ser durísimo”. “Ahí hay un error de apreciación: se dice que esto es una transición. No, el Gobierno que viene es una transición porque va a tener que generar una ingeniería de acuerdos en función de lo endeble y de lo precario de la situación interna y externa de Argentina. Es el peor de los mundos el que tenemos. Veamos hoy la situación: esto no arde porque la gente tiene la expectativa que le da el voto y está esperanzada de poder marcar con el voto el fin de un ciclo. Eso mantiene a la gente disciplinada y ordenada. Ahora, una vez que eso terminó, la gente va a exigir respuestas inmediatas y hay respuestas que no se van a poder dar inmediatamente. Va a ser realmente muy, muy difícil”, acotó.

Consultado sobre la crisis que atraviesa la provincia de Chubut, Fuentes consideró que “hay dos cosas que se mezclan: el ajuste y el ‘endeudamiento alegre’”. “Cuando se derogó la ley de Pago Soberano, el argumento principal con el que se sedujo a los Gobernadores y por el cual los senadores acompañaron con su voto, era que Nación iba a autorizar a las provincias a endeudarse en dólares en el mercado internacional y que esa deuda iba abrir el camino de la bonanza, la prosperidad y de la felicidad. Recuerdo además, y a veces da vergüenza leer los discursos de esa sesión, que hubo senadoras en el recinto que dijeron que se iniciaba un nuevo ciclo de felicidad en la Argentina”, rememoró.

En este sentido, subrayó que “hay situaciones provinciales donde hay una mezcla explosiva de esa toma de decisiones desde lo local, de endeudarse desproporcionadamente en el mercado internacional, y por otro lado el salvaje ajuste del Ejecutivo”. “Y también influye la doble vara sobre a quién ayuda el Gobierno y a quién no ayuda”, apuntó.

Para Fuentes, con la sanción de la prórroga de la Emergencia Alimentaria “se sacudieron las telarañas del Con-greso”: “En el Senado hubo un acuerdo oculto de parálisis que había celebrado el senador Pichetto con el oficialismo. En todo el año, el Senado se reunía con agendas acotadas a festividades locales, con todo respeto, como el Día del Salame en tal lado, o la Fiesta del Pericón… Y en torno a aquellos temas que creemos trascendentes y que tienen en vilo a la población, como tarifas o la emergencia alimenticia, no había manera de poder concordar una agenda. En todo el año hubo una sola sesión ordinaria”, cuestionó.