Media sanción al hambre

La Cámara de Diputados aprobó este jueves sin votos en contra la ley de Emergencia Alimentaria. El proyecto consensuado por los bloques opositores recibió media sanción al obtener 222 votos afirmativos y sólo una abstención. Ahora, la iniciativa deberá ser debatida en el Senado.

La sesión, que inició pasadas las 11.30 y se extendió hasta las 15, se desarrolló bajo una dinámica acordada por los presidentes de los distintos bloques, que consistió en que iban a exponer lxs jefes de bancadas y un integrante de cada espacio. El proyecto que aprobaron lxs diputadxs se consensuó en base a más de una de docena de propuestas que se presentaron en los últimos días.

En líneas generales, la iniciativa opositora extiende hasta el 31 de diciembre del 2022 la validez del decreto 108 que el expresidente Eduardo Duhalde firmó en 2002, que establece la Ley de Emergencia Alimentaria Nacional y la creación del Programa de Alimentación y Nutrición Nacional. Además, establece «un incremento de emergencia como mínimo del 50% de las partidas presupuestarias vigentes del corriente año correspondientes a políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición» y habilita a la Jefatura de Gabinete «a actualizar trimestralmente las partidas presupuestarias correspondientes a políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición» a partir del 1º de enero de 2020 «y hasta que dure la Emergencia».

Desde el bloque de RedxArgentina, Daniel Arroyo consideró que la ley va a «ayudar a ponerle un piso a la caída social» porque «es evidente que hay un problema de hambre en Argentina» y «hay un problema de malnutrición». «a ponerle un piso a la caída social, es evidente que hay un problema de hambre en Argentina, hay un problema de malnutrición», indicó al inicio del debate.

Desde el oficialismo, que en la víspera negoció la media sanción con los principales referentes del arco opositor, el dirigente social Héctor «Toty» Flores dijo que no coincide «con la magnitud de la situación que se está viviendo» pero reconoció que «es necesario acompañar a la gente que está sufriendo con la crisis cambiaria del año pasado y que se ha profundizado con la crisis postPASO».

«Pasaron varios gobiernos desde la declaración de la Emergencia Social, 18 años en la Argentina, donde no se resolvió el problema de la pobreza estructural que este Gobierno, con las obras que está haciendo, cloacas, asfalto, lo venía haciendo en los dos primeros años de gestión. Hubo Emergencia Social cuando la economía no crecía y hubo Emergencia Social cuando crecía a tasas chinas y el precio de la soja era de 600 dólares», chicaneó.

Por su parte, la legisladora del Frente Renovador, Cecilia Moreau, fue la encargada de transmitir la posición del massismo y afirmó que «el modelo de concentración económica no fue una cadena de errores, sino un plan sistemático de aniquilamiento de las clases medias y más humildes y no alcanza con beneficencia».

En tanto, Nicolás del Caño recordó que «lo que se va a pagar este año de intereses de la deuda equivale a 40 veces las políticas alimentarias en Argentina» y optó por cuestionar al candidato presidencial Alberto Fernández, por haber pedido «prudencia» y «evitar estar en las calles y generar situaciones que pueden llamar a la confrontación y a la violencia»: «No es como dice el candidato del Frente de Todos, que hay que evitar las calles, sino todo lo contrario, es el único medio para conquistar las demandas. Nos quieren engañar diciendo que ahora hay que quedarse tranquilos, que hay que aceptar la situación a la que nos ha llevado este Gobierno y sus cómplices», retrucó.

Desde el peronismo no kirchnerista, la diputada Graciela Camaño insistió en que «hay una depreciación de los ingresos» y resaltó que «hace 17 años estamos en Emergencia Alimentaria». «No es ilógico pensar que estemos en una emergencia alimentaria porque es una consecuencia lógica de la falta de crecimiento en Argentina y de un plan económico que ha fracasado», se expresó Pablo Kosiner, del Bloque Justicialista.

Marco Lavagna, en tanto, alertó que en la Argentina «pasamos a naturalizar la pobreza que tenemos» y cuantificó que «la pobreza estructural hoy está por encima del 30%». «El 50% de los chicos que hoy nacen en Argentina, nacen en hogares pobres», indicó.

En el mismo sentido, el presidente del Bloque FPV-PJ, Agustín Rossi, subrayó que «la cara más cruel de la crisis es la de los que menos tienen» y destacó que «hoy estamos dando una respuesta por parte del Estado a una demanda creciente que ha sido solicitada por diferentes sectores sociales».