Neutralizan ataque a sede militar en Venezuela

Las Fuerzas Armadas Bolivarianas de Venezuela sofocaron un intento de copamiento al comando de la Guardia Nacional en la ciudad de Petare, municipio Sucre, de la capital Caracas. Según informaron desde el ministerio de Defensa, los asaltantes fueron capturados y se recuperó el armamento sustraído.

A través de un comunicado, el gobierno de Nicolás Maduro informó que el intento de insurrección tuvo lugar a las 2:50 de la madrugada venezolana, cuando «un reducido grupo de asaltantes adscritos al comando de zona Nro. 43 de la Guardia Nacional Bolivariana, traicionando su juramento de fidelidad a la Patria y sus instituciones, sometió al capitán Gerson Soto Martínez, comandante del puesto de coordinación policial Macarao».

«Los asaltantes se desplazaron en dos vehículos militares; luego irrumpieron contra la sede del destacamento de seguridad urbana ubicado en Petare, municipio Sucre, sustrayendo de allí un lote de armas de guerra y secuestrando bajo amenaza de muerte, a dos  oficiales y dos guardias nacionales del referido destacamento», añadieron desde el ministerio de Defensa.

En el mismo informe, las fuerzas bolivarianas añadieron que los rebeldes «fueron rendidos y capturados en la sede de la unidad especial de seguridad Waraira Repano, en Cotiza, municipio Libertador, también adscrita a la Guardia Nacional Bolivariana; a donde se habían dirigido».

Luego de ser detenidos, los delincuentes brindaron información «de interés a los organismos de inteligencia y al sistema de Justicia militar» del país latinoamericano, informó el ministerio de Defensa según consignó la multiestatal TeleSUR.

Por su parte, el vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, Diosdado Cabello, afirmó que los detenidos «serán juzgados conforme a la ley». «La justicia se encargará de los que están detenidos y de los que tengan que estar detenidos» como también «de los grados de responsabilidad» de cada uno de ellos, amplió el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente.

Asimismo, el funcionario expresó su solidaridad y agradeció a la FANB, afirmando que el objetivo de este operativo era generar intranquilidad en el pueblo y crear zozofra. «Están muy equivocados los que creen que por esa vía van a acabar con la Revolución Bolivariana» aseguró.

Igualmente, Cabello aclaró que el país se encuentra «en absoluta tranquilidad» y no se han registrado réplicas del intento secesionista.

En este contexto, reiteró el compromiso del pueblo bolivariano a asistir a la gran marcha del próximo miércoles 23 de enero, que saldrá desde tres distintos puntos de Caracas, y que desembocará en la Plaza O’leary, corazón de la capital venezolana.