«No me reuní con Magnetto»

El precandidato a presidente Alberto Fernández habló con #LaGarcía y negó una reunión con el Director Ejecutivo del Grupo Clarín Héctor Magnetto. Además se refirió a la ley de medios, el Grupo Clarín y la política económica del gobierno de Mauricio Macri.

“El otro día un periodista en Animales Sueltos dijo que yo me había reunido con Magnetto. Nunca me reuní con Magnetto. Hace once años que no lo veo. Más allá de todas las historias que se tejieron. Nunca en mi vida volví a ver a Magnetto desde el día que me fui del gobierno. No entiendo para qué generan esa cosa truculenta de que hubo un encuentro secreto”, explicó.

Además, afirmó que está dispuesto a reunirse en caso de que el director del Grupo Clarín se lo pida. “Si algún día él quiere reunirse, lo voy a hacer, me voy a reunir con Magnetto a la vista de todo el público. Voy a ir a la cancha de River un día que juegue de local para que me vean todos hablando con Magnetto porque no tengo nada que esconder”, sostuvo.

Con respecto a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, el exjefe de Gabinete de Néstor Kirchner valoró la importancia de los medios de comunicación popular aunque advirtió que no fue un instrumento suficiente como para atacar el negocio de las empresas hegemónicas. “Los grandes medios de comunicación son un negocio que trafica y comercializa la información. Esta claro que hay otro modo de comunicar, no advirtió esto la ley de medios y trató de igualar todos de una manera que no se podía. No creo que los medios tengan que ser un negocio. Objetivamente eso no se resolvía con la Ley de Medios sino con ley de Defensa de la Competencia, con la ley Antimonopolio y con la ley de Defensa del Consumidor porque mezclaste todo”, argumentó.

“Este debate yo creo que no se resolvía, como se resolvió, con la Ley de Medios. No era el instrumento para resolver este debate. En la Argentina esta ley sirvió para plantear este debate y esa batalla cultural claramente se ganó. Hoy cuando leés Clarín sabés lo que leés y cuando lees Página/12 sabés lo que leés. Cuando mirás C5N sabes lo que mirás y cuando mirás TN sabés lo que mirás”, aclaró.

“Yo espero que Clarín se entere que la guerra terminó”, declaró Fernández. Y agregó: “todos los argentinos queremos terminar ese tiempo y el único que no se enteró fue Clarín. Parecen japoneses en la isla que siguen como si la guerra no se hubiera terminado. Y siguen haciendo las mismas cosas que ellos provocaron y de la que ellos decían ser víctimas. No estoy diciendo que demos por superado el tema, no estoy diciendo que este statu quo me gusta. No, no me gusta, es muy peligroso. Este statu quo en el cual Clarín dice que yo soy abogado de Cristóbal López… nunca en mi vida lo defendí a Cristóbal López. También creo que si la prensa fuera tan importante para el electorado, Cristina no podría haber llegado al punto donde llegó. Pero es muy irritante ver cómo tergiversan la verdad”.

Con respecto al pago de la deuda externa, el compañero de fórmula de Cristina Kirchner sostuvo que “es el peor castigo que nos ha dejado Macri”. “La Argentina tiene periódicamente un problema que es que la demanda de dólares no logra ser cubierta con los dólares que tenemos. Y la realidad es que eso tiene que ver un poco por cómo funciona nuestro comercio exterior y un poco porque los argentinos a partir de la inflación debemos ser el único país del mundo que ahorra en dólares. Esto genera como una suerte (dicho socarronamente) como una suerte de un nuevo derecho humano que es el derecho humano a comprar dólares. Cuando este problema le ocurrió a Cristina, ella puso el cepo. No fue una buena idea, porque sacó inversiones, anuló la inversión externa, porque nadie viene a invertir si no le dejás llevar la plata. A Macri cuando le pasó, lo resolvió tomando deuda y fue peor el remedio que la enfermedad. Cuando vos mirás cómo lo resolvió Macri y el costo para la Argentina, añorás el cepo”, dijo.

“La verdad es que no es que uno cree que el cepo es una buena medida. Hizo mucho menos daño que la solución que encontró Macri. Macri recibió un país cuya deuda era el 38 por ciento del PBI y hoy la deuda es el 100 por ciento del PBI. En los términos actuales, la deuda es impagable. Pero tendremos que agudizar el ingenio a ver cómo lo pagamos. Tenemos dos desafíos: el primero es ver cómo nosotros generamos dólares para pagar semejante deuda y ahí tendremos que hablar con los acreedores porque por mucho que querramos no tenemos los dólares para pagarlo. Es un serio problema que tenemos que afrontar. Y tenemos que resolverlo, porque lo que no podemos es decir fácilmente que caemos en default. Eso es un costo enorme. No lo podemos hacer.

Y el segundo problema que tenemos como fuerza política que somos, es que no le podemos seguir exigiendo más a la gente. No podemos”, finalizó