Organizaciones reclamaron la apertura de la Paritaria Social

Con una protesta que incluyó ollas populares a lo largo de la Avenida de Mayo desde Cabildo hasta la 9 de Julio, los movimientos sociales pidieron al Gobierno que convoque a la paritaria social y cambie el rumbo económico. Entre los reclamos principales, las organizaciones solicitaron la implementación de políticas que impulsen al sector productivo y a las cooperativas, al tiempo que pidieron la entrega de bolsones de comida.

Con una afluencia masiva desde las barriadas del Conurbano bonaerense, la manifestación fue organizada por el Frente Milagro Sala, la Corriente Nacional de Cooperativas de Trabajo y los movimientos vinculados a la CTA de los Trabajadores y la CTA Autónoma. Pese a que ya realizaron cuatro marchas en un lapso no mayor a tres meses, las organizaciones denuncian que aún no encuentran respuestas a sus reclamos, pese a que fueron atendidos por funcionarios secundarios del Ministerio de Desarrollo Social.

En la víspera de la jornada de protesta, el dirigente de la Agrupación Villera Piquetera, Lionel Stiglitz, exigió que “el Ministerio de Desarrollo Social, y las secretarías de Salud, Vivienda y Trabajo, se sienten a discutir con las organizaciones sociales un plan de asistencia y contención para frenar el hambre en las barriadas populares, y políticas que den trabajo a los cada vez más desocupados que está dejando la recesión y el colapso productivo del país”. “Desde principios de año, se ha triplicado la cantidad de compañeras y compañeros que vienen a nuestros comedores populares. Incluso hay vecinos en lista de espera, pero como el Ministerio no aumenta las partidas alimentarias no damos a vasto. Los alimentos más básicos, como el pan, la harina y las pastas secas han subido entre un 50% y un 100% desde principios de año. Sólo la última corrida cambiaria que llevó al dólar a $40 dejó a los supermercados desabastecidos, con aumentos de más del 20%, y sólo venden al contado, sin aceptar las tarjetas alimentarias”, comentó.

En tanto, el Stiglitz agregó que “en la provincia de Buenos Aires, la crisis de infraestructura escolar hace que medio millón de chicos estén sin escuela y, por lo tanto, sin comedor escolar. Estamos en una emergencia. La situación generalizada de hambre que se vive en las barriadas exige que los comedores escolares estén abiertos todos los días para que los chicos, recordemos que uno de cada dos en todo el país es pobre, pueda al menos garantizar el plato de comida”.

“En oposición a los planteos de militarización y represión de Patricia Bullrich, el camino para tomar medidas de emergencia es incrementar la asistencia social. Las medidas anunciadas son insuficientes. Para las familias que cobran la Asignación Universal por Hijo se trata de $20 por día por familia. Hay un millón de familias que cobran sólo una Asignación, mientras que 600.000 cobran 2, en cuyo caso serían $40 por día de hoy a fin de año. Son entre $5 y $10 por día por persona. Los aumentos de los planes sociales ya habían sido anunciados antes de la última mega-devaluación, y ya no alcanzaban en ese momento. Por eso exigimos que los programas Hacemos Futuro y Salario Social Complementario sean urgentemente aumentados a $10.000, la mitad de la canasta básica. El gobierno dice que ‘comprende la angustia’ y que ‘escucha’, sin embargo Stanley no nos recibe desde 2016, y el diálogo con el ministerio está cortado. Pero es más grave. Las palabras no alcanzan. Es necesario que actúe con medidas frente a esta situación, porque la angustia es producto del hambre que se profundiza en los barrios cada día más”, expresó el dirigente en declaraciones difundidas por el portal Adelanto24.