Pettigiani, el fiscal inhumano

Denunciaron al fiscal federal general de Mar del Plata, Juan Manuel Pettigiani, por acoso laboral y violencia psicológica contra dos empleados. Fueron hostigados luego de pedir licencia tras contraer COVID -19. El mismo Pettigiani tuvo el virus y no dispuso los cuidados necesarios para resguardar al personal a cargo. Esta no es la primera situación de maltrato, se suma a otras presentaciones hechas anteriormente. Es el mismo fiscal que actuó en la causa del espionaje de Marcelo D’Alessio y pidió sacarle la causa al juez de Dolores Ramos Padilla para pasarla al juez federal porteño Julián Ercolini.

El viernes 18 de septiembre dos funcionarios de la Fiscalía ante el Tribunal Oral a cargo de Juan Manuel Pettigiani presentaron las denuncias tras el amedrentamiento que recibieron por tomarse licencia luego de contraer COVID -19. En uno de los casos,
Pettigiani revisó las pertenencias del escritorio del empleado y luego le ordenó a un trabajador de ordenanza que sacara el mueble con todos sus elementos y lo llevara a la planta baja del edificio, espacio ocupado por la Prefectura Naval por cuestiones de seguridad. Según indicaron desde la fiscalía, no se trata de un hecho aislado, sino de un método recurrente.
El segundo caso también fue contra un empleado con contrajo coronavirus al que Pettigiani presionó para que continúe trabajando. Le dijo que si pensaba que “trabajaba en una verdulería” por la licencia médica presentada. A partir de allí, le encomendó tareas administrativas menores, a pesar de haber trabajado previamente causas de relevancia. La misma actitud tomó también con un secretario que estuvo en la fiscalía años atrás, a quien echó en medio de una licencia médica.
Ambos remitieron la denuncia por mail al Procurador General interino de la Nación, Eduardo Casal, para que tome conocimiento de los hechos y actué. El lunes 21 de septiembre, luego de las presentaciones hechas, Pettigiani fue hasta la casa de uno de los funcionarios y realizó una guardia de dos horas esperando que salga. A pesar de que la mujer del empleado le dio la documentación que pedía, el fiscal general se quedó dos horas en la puerta del lugar exigiendo que salga.

Esa misma semana, una secretaria de la fiscalía solicitó el pase a otra dependencia, luego de dejar constancia de las irregularidades y agresiones que presenció. Además, se ofreció como testigo y se puso a disposición en la investigación interna de la Procuración General de la Nación.

ANCETEDENTES

El fiscal Pettigiani fue criticado duramente en el 2018 por favorecer a los acusados de haber integrado una patota nazi dedicada a agredir a personas y atacar distintas entidades de Mar del Plata con simbología nazi. Solicitó penas menores con condenas de entre 3 años y 10 meses de prisión y la absolución de dos imputados. Además, desestimó que hayan integrado una organización dedicada atacar a determinados grupos y difundir ideas xenófobas. Las penas requeridas por Pettigiani fueron mucho menores a las que habían pedido este martes las querellas y a las que él mismo había impulsado en el juicio abreviado contra los nazis.

En agosto de este año, Pettigiani realizó un dictamen que beneficia al fiscal federal Carlos Stornelli, procesado en diciembre por su presunta participación en las extorsiones y operaciones ilícitas de espionaje en el caso de Marcelo D’Alessio. El funcionario marplatense dictaminó a favor de que la Cámara Federal de Mar del Plata le quite el expediente al juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, y vaya a los tribunales de Comodoro Py. Pide que la investigación pase a manos del juez Julián Ercolini, el mismo que instruye una causa iniciada por una denuncia del propio Stornelli contra el espía que preparó la causa de las fotocopias de los cuadernos del ex chofer Oscar Centeno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here