Piden que se investigue la desaparición forzada de un policía de la Ciudad

Se cumplen dos años de la desaparición del policía de la Ciudad Arshak Karhanyan. La familia denuncia la inacción de la Justicia y la complicidad de la fuerza porteña. El joven de 28 años fue visto por última vez el mediodía del 24 de febrero de 2019 en un local comercial donde compró una pala de punta, mientras estaba de franco. Al tercer día de haber desaparecido, su familia pudo realizar la denuncia y tardó 8 meses en poder acceder a la causa. Veinticuatro meses después, no hay novedades. La legisladora del Frente de Todos y presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Victoria Montenegro, denunció la responsabilidad del Gobierno porteño. “Se trabajó para que este caso no tenga visibilidad. Debería ser escandaloso, es una cuestión que tiene que ver con los derechos humanos pero además, es un agente de la policía de la Ciudad. Yo no tengo registro de policías desaparecidos en democracia”, afirmó.

Según la reconstrucción de la querella, el 24 de febrero, Leonel Herba, compañero de Harshak en el área de Exposiciones (encargada de hacer allanamientos) de la Policía porteña, tocó el timbre de su departamento y charlaron durante 36 minutos. Aproximadamente una hora después, según las cámaras de seguridad del cajero Link, ubicado en la estación Primera Junta de la línea A, a diez cuadras de su casa, retiró $2000 y cambió su clave. Caminó hasta avenida Rivadavia y Paysandú, entró al Easy y compró una pala. Pagó en efectivo y se la colocó en su mochila. Al día siguiente, el hermano Tigran Karhanyan, fue al departamento pero nadie atendió. Después de 48 horas sin noticias, decidió hacer la denuncia. Fue a la misma comisaría donde trabajaba Arshak, le dijeron que espere hasta la madrugada del miércoles, día que volvía a servicio después de su franco.

“Presentamos un habeas corpus y nos pusimos a batallar para saber qué es lo que pasó con Arshak, pasaron dos años de su desaparición. Queda comprobado que es un caso de desaparición forzada de persona, en unos días la familia va a pedir el cambio de carátula. Todo lleva al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, la responsabilidad es de ellos. Estamos convencidos que al policía de la Ciudad lo desapareció la Policía de la Ciudad. La última persona que habló con él era un policía de la fuerza, Arshak desaparece en el corazón de la ciudad un domingo a plena luz del día. El área de Cibercrimen de la policía se encargó de borrar todos los datos de su teléfono celular, de su computadora, del teléfono del último policía que lo ve. No le entregó a la Justicia las cámaras del día de la desaparición, las ‘perdió’. Desde el primer momento intentaron instalar la idea de que se había ido del país, de que podía ser parte de un comando venezolano, que se había ido por la frontera a Brasil. Los primeros meses de la investigación fueron solo para sembrar sospecha que después se fueron cayendo”, detalló Montenegro.

La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación se presentará como querellante de la causa en donde se investiga la desaparición.